Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: hola@psicologiaymente.net

10 poemas de la vida y para la vida

Artículo dedicado a recopilar los mejores poemas de la vida, para la vida y sobre la vida que puedes encontrar en Internet. Con estos poemas de vida podrás reflexionar sobre las implicaciones de la existencia, de los altibajos que vive el ser humano y de cómo afrontamos los acontecimientos lo mejor que podemos.
Disfruta con estos poemas de la vida y reflexiona con ellos. | Imagen de: Jake Thacker.

 

La vida puede ser tan hermosa como demoledora. Los mejores poetas de la historia así como los contemporaneos bien lo saben. En este artículo te mostramos una recopilación con los mejores poemas de la vida, para la vida y sobre la vida que puedes encontrar en la red.

Reflexiona con todos estos poemas sobre la vida y dedica unos versos a la existencia humana. Porque la poesía está para esto, para sentir y expresar lo que se siente.

10 poemas de la vida

Esperamos que con estos poemas sobre la vida y la existencia consigas encontrar las palabras adecuadas a todos esos pensamientos y sentimientos que tienes dentro. Porque nada libera más que encontrar los versos perfectos para cómo nos sentimos.

1. Oda a la vida (Pablo Neruda)

La noche entera

con un hacha

me ha golpeado el dolor,

pero el sueño

pasó lavando como un agua oscura

piedras ensangrentadas.

Hoy de nuevo estoy vivo.

De nuevo

te levanto,

vida,

sobre mis hombros.

 

Oh vida, copa clara,

de pronto

te llenas

de agua sucia,

de vino muerto,

de agonía, de pérdidas,

de sobrecogedoras telarañas,

y muchos creen

que ese color de infierno

guardarás para siempre.

 

No es cierto.

 

Pasa una noche lenta,

pasa un solo minuto

y todo cambia.

Se llena

de transparencia

la copa de la vida.

El trabajo espacioso

nos espera.

De un solo golpe nacen las palomas.

Se establece la luz sobre la tierra.

 

Vida, los pobres

poetas

te creyeron amarga,

no salieron contigo

de la cama

con el viento del mundo.

 

Recibieron los golpes

sin buscarte,

se barrenaron

un agujero negro

y fueron sumergiéndose

en el luto

de un pozo solitario.

 

No es verdad, vida,

eres

bella

como la que yo amo

y entre los senos tienes

olor a menta.

 

Vida,

eres

una máquina plena,

felicidad, sonido

de tormenta, ternura

de aceite delicado.

 

Vida,

eres como una viña:

atesoras la luz y la repartes

transformada en racimo.

 

el que de ti reniega

que espere

un minuto, una noche,

un año corto o largo,

que salga

de su soledad mentirosa,

que indague y luche, junte

sus manos a otras manos,

que no adopte ni halague

a la desdicha,

que la rechace dándole

forma de muro,

como a la piedra los picapedreros,

que corte la desdicha

y se haga con ella

pantalones.

La vida nos espera

a todos

los que amamos

el salvaje

olor a mar y menta

que tiene entre los senos.


Empezamos nuestro sublime listado de poemas de vida con esta magnífica y emblemática oda a la vida del gran Pablo Neruda. Sin duda, uno de los poemas sobre la vida más importantes jamás escritos en lengua española.

2. No te rindas (Desconocido)

No te rindas, aún estás a tiempo

De alcanzar y comenzar de nuevo,

Aceptar tus sombras,

Enterrar tus miedos,

Liberar el lastre,

Retomar el vuelo.

 

No te rindas que la vida es eso,

Continuar el viaje,

Perseguir tus sueños,

Destrabar el tiempo,

Correr los escombros,

Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se esconda,

Y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma

Aún hay vida en tus sueños.

 

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo

Porque lo has querido y porque te quiero

Porque existe el vino y el amor, es cierto.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

 

Abrir las puertas,

Quitar los cerrojos,

Abandonar las murallas que te protegieron,

Vivir la vida y aceptar el reto,

Recuperar la risa,

Ensayar un canto,

Bajar la guardia y extender las manos

Desplegar las alas

E intentar de nuevo,

Celebrar la vida y retomar los cielos.

 

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se ponga y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma,

Aún hay vida en tus sueños

 

Porque cada día es un comienzo nuevo,

Porque esta es la hora y el mejor momento.

Porque no estás solo, porque yo te quiero.


Este poema se ha atribuido numerosas veces a Mario Benedetti, pero lo cierto es que no es suyo. La autoría no está clara, pero lo cierto es que es uno de los poemas de la vida más bonitos y motivadores jamás escritos.

3. El miedo global (Eduardo Galeano)

Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo.

Y los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo.

Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida.

Los automovilistas tienen miedo a caminar y los peatones tienen miedo de ser atropellados.

La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje tiene miedo de decir.

Los civiles tienen miedo a los militares. Los militares tienen miedo a la falta de armas.

Las armas tienen miedo a la falta de guerra.

Es el tiempo del miedo.

Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo.

Miedo a los ladrones y miedo a la policía.

Miedo a la puerta sin cerradura.

Al tiempo sin relojes.

Al niño sin televisión.

Miedo a la noche sin pastillas para dormir y a la mañana sin pastillas para despertar.

Miedo a la soledad y miedo a la multitud.

Miedo a lo que fue.

Miedo a lo que será.

Miedo de morir.

Miedo de vivir.


Cambiamos de autor para descubrir otro poema para la vida. Uno que habla de miedos y de “el miedo”. Una bonita obra literaria de Eduardo Galeano que acaricia nuestro alma sin dudarlo.

4. El corazón que ríe (Charles Bukowski)

Tu vida es tu vida

no dejes que sea golpeada contra la húmeda sumisión

mantente alerta

hay salidas

 

hay una luz en algún lugar

puede que no sea mucha luz pero

vence a la oscuridad

 

mantente alerta

los dioses te ofrecerán oportunidades

conócelas

tómalas

 

no puedes vencer a la muerte pero

puedes vencer a la muerte en la vida, a veces

y mientras más a menudo aprendas a hacerlo

más luz habrá

 

tu vida es tu vida

conócela mientras la tengas

 

tú eres maravilloso

los dioses esperan para deleitarse

en ti.


El siempre increíble Bukowski nos emociona con otro poema de la vida. Con una estructura particularmente suya y un contenido que habla de luz, dioses y oportunidades (y todos sus opuestos), el gran pensador nos da algunas claves para reflexionar sobre la existencia.

5. Tengo miedo de ti (Elías Nandino)

Tengo miedo de ti,

de mí,

del mundo, del aire,

del amor, de la sombra.

Tengo miedo de todo.

¡Tengo miedo del miedo!

Tengo miedo a caer

sin nombre,

sin memoria y sin cuerpo,

en la eternidad

del olvido y del silencio.

 

¿Para qué soy

si para siempre dejaré de serlo?


Porque nada nos aterra más que el poder que tienen nuestros seres queridos sobre nosotros mismos. Este poema de vida nos sirve para pensar en lo que significamos para los otros y en lo que significa nuestra existencia (o su ausencia) para nosotros mismos.

6. Ya está (Karmelo Iribarren)

Ya poseemos

casi todo

lo que nos iba

a hacer felices.

Puede decirse

que lo hemos

conseguido.

 

Ya está.

 

Ahora solo

nos queda

comprobar

hasta qué punto

fuimos sinceros

con nosotros

mismos.


Queríamos añadir algún poema corto sobre la vida para aquellos que busquen la oportunidad de memorizar algunos versos de forma sencilla. Un bonito ejemplar para recordar con un mensaje muy claro.

7. Bien pudiera ser (Alfonsina Storni)

Pudiera ser que todo lo que en verso he sentido

No fuera más que aquello que nunca pudo ser,

No fuera más que algo vedado y reprimido

De familia en familia, de mujer en mujer.

 

Dicen que en los solares de mi gente, medido

Estaba todo aquello que se debía hacer...

Dicen que silenciosas las mujeres han sido

De mi casa materna... Ah, bien pudiera ser...

 

A veces a mi madre apuntaron antojos

De liberarse, pero se le subió a los ojos

Una honda amargura, y en la sombra lloró.

 

Y todo eso mordiente, vencido, mutilado

Todo eso que se hallaba en su alma encerrado,

Pienso que sin quererlo lo he libertado yo.


Un poema más complejo que el resto de la mano de la implacable Alfonsina Storni. No todos entenderán a qué se refiere, pero desde luego, poemas como este emocionarán a los veteranos de la poesía. Sin duda, todo un poema de la vida y de las mujeres que nos la dieron.

8. Al límite (Karmelo Iribarren)

Tienes veinte años,

tienes a la vida

por el cuello

a tu merced;

pero no es suficiente,

quieres más.

 

Conozco

esa sensación.

Y te deseo mucha suerte,

la vas a necesitar.


Un poema de la vida y sobre la juventud. Nos avisa de la ilusión que se vive durante la juventud y de los peligros que nos acechan en esta etapada de nuestra vida. Aquí Iribarren nos da un conciso aviso.

9. Otro rumbo (Laura Victoria)

Amé constante a los que no me amaron

y les di la verdad cuando mintieron.

Mientras unos temblando me besaron

rogó mi beso a los que no quisieron.

 

Siempre busqué los que jamás me hallaron.

Mi voz llamó los que jamás me oyeron.

Y los que resignados me esperaron

nunca en mi copa de placer bebieron.

 

Hoy una voz abscóndita reclama

mi voluptuoso corazón de llama,

que limpio ardió como la brasa al viento.

 

Allá me voy. Torciendo mi camino

avanzo al horizonte de platino,

desnuda hasta del propio pensamiento.


Un precioso poema para la vida que describre los pensamientos sin tapujos de una mujer sobre sus amores y desamores. Tanto correspondidos como los que jamás se consumaron. La importancia de un beso y el poder de un recuerdo.

10. Como tú (León Felipe)

Así es mi vida,

piedra,

como tú. Como tú,

piedra pequeña;

como tú,

piedra ligera;

como tú,

canto que ruedas

por las calzadas

y por las veredas;

como tú,

guijarro humilde de las carreteras;

como tú,

que en días de tormenta

te hundes

en el cieno de la tierra

y luego

centelleas bajo los cascos

y bajo las ruedas;

como tú, que no has servido

para ser ni piedra

de una lonja,

ni piedra de una audiencia,

ni piedra de un palacio,

ni piedra de una iglesia;

como tú,

piedra aventurera;

como tú,

que tal vez estás hecha

sólo para una honda,

piedra pequeña

y

 

ligera…


Seguro que has leído pocos poemas de la vida como este, pero es que León Felipe siempre nos sorprende con obras como esta. En este caso, usa la piedra como símbolo de la vida y la describe con melodía impecable.

Comentarios