Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

36 palabras raras del castellano que no conocías

Os traemos una selección de palabras raras del castellano que puedes incorporar a tu vocabulario. Vocablos extraños, graciosos o bonitos que forman parte de nuestra lengua.
Palabras raras del castellano para enriquecer nuestro vocabulario. | Imagen de: Congerdesign.

 

Utilizar palabras raras en tu léxico habitual no tiene nada de malo, siempre y cuando le expliques el significado a tu interlocutor para que te pueda entender. Os ofrecemos una selección de palabras extrañas, bonitas o divertidas para enriquecer tu vocabulario y tener conversaciones más interesantes (si cabe).

36 palabras raras para añadir a tu vocabulario

El castellano es un idioma muy amplio y el segundo más hablado en todo el mundo. Sin embargo, muy pocos conocen el significado de estas extrañas palabras o, mejor dicho, palabros.

1. Abracadabrante

Una de las palabras más raras del castellano y también de las más recientes. Como muchos pueden intuir, sirve para definir algo sorprendente, que parece casi mágico.

“Entonces el mago hizo desaparecer a mi primo. Fue abracadabrante”.

2. Abuhado

Igual que utilizamos “atigrado” para referirnos a un estampado que se asemeja a la piel de tigre, “abuhado” hace referencia a alguien o algo que tiene la apariencia de un búho.

“Juan tiene unos ojos enormes. Su rostro es muy abuhado”.

3. Acendrado

Esta es una de nuestras palabras raras favoritas, y no por su similitud con la marca blanca de cierto supermercado. Se puede usar para describir algo puro, que no tiene defectos.

“Este vino queda acendrado, por eso es tan caro”.

4. Acmé

No, la RAE no ha incluído la marca con la que el coyote intentaba atrapar al correcaminos. Lo que realmente significa esta curioso vocablo es el momento álgido de una enfermedad.

“No ha salido de casa porque estoy en el acmé de mi resfriado”.

5. Amigovio

Amigovio define una relación de menor compromiso que un noviazgo. La palabra “follamigo” tiene connotaciones parecidas y la RAE está pensando en incluirla en próximas actualizaciones.

“No quiere comprometerme tanto, así que podríamos decir que María es mi amigovia”.

6. Amover

No es un coloquialismo que finalmente ha sido aceptado por la Real Academia, sino una palabra rara que es sinónimo de destituir o deponer a alguien de su empleo.

“El escándalo de las obras obligó al alcalde a amover a varios de sus consejeros”.

7. Apapachar

Este extraño vocablo también está recogido en la RAE y define el acto de dar un abrazo cariñoso a alguien, es decir, dar un apapacho.

“Estaba triste y ya no, porque me dió un apapacho abracadabrante”.

8. Arrebol

Hay palabras que sirven para definir cosas que nunca hubiéramos imaginado que tendrían un nombre. Es el caso del arrebol o el efecto de la luz del sol sobre las nubes.

“Era media tarde y las vistas preciosas. El sol proyectaba un arrebol rojizo en las nubes”.

9. Ataraxia

Ataraxia es una palabra de lo más extraña y se utiliza para definir la ausencia de sentimientos.

10. Barbián

Otro extraño adjetivo del castellano que define a una persona atrevida, desenvuelta o de carácter jovial. Si te lo dicen por la calle, no te ofendas.

“Carlos siempre me saca una sonrisa. Está hecho en barbián”.

11. Bluyín

El castellano ha adaptado muchas de las palabras del inglés que utilizamos a diario, y bluyín es una de ellas. Como habrás imaginado, un bluyín no es otra cosa que un pantalón vaquero.

“Se puso los bluyines que se acababa de comprar”.

12. Bonhomía

Aunque no la hayas escuchado demasiado, bonhomía no es una palabra tan extraña como parece. Define aspectos positivos como la bondad o la amabilidad.

“Juan se portó con bonhomía, es todo un caballero”.

13. Burdégano

Esta es, sin duda, una de las palabras más raras que tiene el castellano gracias a su sonoridad. Un burdégano es un animal que nace del cruce entre un cabo y una burra.

“¡Eres un burdégano! ¡Mira lo que has hecho!”

14. Cagaprisas

Un palabro malsonante que, sorprendentemente, está aceptado por la RAE. Un cagaprisas es una persona muy impaciente, que siempre tiene prisa.

“Aún quedan dos horas para el concierto. Siéntate, eres un cagaprisas”.

15. Cederrón

Adaptación del término inglés CD-ROM. Esta palabra caerá en desuso, ya que nadie utiliza estos dispositivos de almacenaje. Es el mismo caso que “disquete”.

“Puse el cederrón en el ordenador y se inició el programa”.

16. Haiga

Algunos lo pueden confundir por “haya” del verbo “haber”. Para el resto de mortales, un haiga es un coche de gran tamaño o muy llamativo.

“Menudo haiga se ha comprado Juan. Le habrá costado un ojo de la cara”.

17. Inmarcesible

La sonoridad de esta extraña palabra es muy bonita, pese a que muy poca gente conoce el significado. Algo inmarcesible es algo que no puede marchitarse, que es imperecedero.

“Nuestro amor es inmarcesible, no tiene fin”.

18. Isagoge

El isagoge es todo aquello que hacemos antes de pasar a la acción en cualquier ámbito. Se refiere a los preámbulos o introducción y tiene su origen en las Categorías de Aristóteles.

“El isagoge estuvo bien, pero lo de después fue aún mejor”.

19. Jipiar

Una de las palabras con una sonoridad más curiosa y, por si te lo estabas preguntando, no tiene nada que ver con los hippies. “Jipiar” significa gemir o gimotear.

“El bebé empezó a jipiar porque quería el chupete”.

20. Limerencia

Esta bonita palabra es sinónimo de enamoramiento, aunque hace referencia al estado mental involuntario en el que se encuentra el enamorado.

“Cuando ella entró, la limerencia se apoderó de mí”.

Añade estas palabras raras a tu léxico para conversaciones más interesantes. | Imagen de: Free-photos.

 

21. Mamporrero

Esta palabra del ámbito agrícola sirve para definir el dignísimo oficio de dirigir el órgano reproductor del caballo en el acto del coito. Alguien tenía que hacerlo…

“A Juan (el del haiga) le han cogido de mamporrero para guiar a los caballos en el establo”.

22. Melifluo

De las palabras del castellano con mejor sonoridad. Además, es aplicable a su significado: sonido suave, dulce o delicado.

“La palabra melifluo es muy meliflua”.

23. Murciégalo

Si alguna vez has dicho “murciégalo” y pensabas que te habías equivocado, tenemos una noticia que darte: “murciégalo” es la forma original de “murciélago”.

“No entraré en esa cueva. Me dan mucho miedo los murciégalos”.

24. Mondo

Tiene un significado muy parecido al de otra palabra rara de esta lista como acendrado. En este caso se refiere a algo genuino, que no tiene cosas añadidas o superfluas.

“No tiene colorantes ni conservantes. Es un producto mondo, acendrado”.

25. Nefelibata

Dícese de la persona que siempre está en las nubes, alejada de la realidad. Todos tenemos a un nefelibato o nefelibata en nuestras vidas.

“Gloria siempre está como ausente, centrada en sus pensamientos. Parece una nefelibata”.

26. Ño

Pese a ser una palabra tan simple, estamos seguros de que no la habías escuchado en tu vida. Se trata de un apócope (versión reducida de una palabra) de señor.

“Ño, acompáñeme por favor”.

27. Orate

“Orate” tiene muchos sinónimos, pero siempre es bueno incorporar palabras nuevas a tu vocabulario. La RAE ofrece la siguiente definición: persona de poco juicio, moderación y prudencia.

“¡No saltes de ahí que te vas a matar, menudo orate”.

28. Papahuevos

Una nuestras palabras favoritas que, sin duda, añadiremos a nuestro léxico. También está aceptada “papanatas”, aunque esta última es más común. Vamos, un bobalicón de toda la vida.

“Juan es un papahuevos, no es capaz de conectar dos neuronas”.

29. Papichulo

Puede que la hayas escuchado en alguna canción de reguetón, pero la RAE está considerando añadirla al castellano formal. Se trata de un coloquialismo latino para definir un hombre con un gran atractivo físico.

“Mira 'tía', menudo papichulo va por ahí”.

30. Petricor

Uno de los olores favoritos de mucha gente es el olor a tierra mojada después de la lluvia. Eso es exactamente lo que “petricor” quiere decir.

“Salí al valle después de la tormenta y el petricor me embriagó”.

31. Sapenco

Si entramos en el terreno de la flora y fauna, las palabras raras y curiosas son muchas. Una de ellas es “sapenco”, que define a un caracol terrestre con rayas transversales y una pulgada de longitud.

"Me encontré a un sapenco en mitad del bosque".

32. Serendipia

Todos hemos hecho una serendipia alguna vez, y es que este vocablo no es otra cosa que un descubrimiento importante que se produce de manera accidental.

“El descubrimiento de la penicilina fue una serendipia”.

33. Uebos

Este arcaísmo no tiene nada que ver con lo que estás imaginando. Tener uebos significa tener necesidades o urgencias.

“Cada persona tiene sus uebos, como Juan”.

34. Vagamundo

La lengua castellana es versátil y voluble, adaptándose según el uso de sus hablantes. “Vagamundo” es una versión aceptada de “vagabundo”.

“Me quedé solo y sin trabajo, así que me tiré a la calle como un vagamundo”.

35. Vagido

Según la Real Academia Española, un “vagido” es un “gemido o llanto de recién nacido”.

“El vagido del bebé cuando despertó de la siesta era descorazonador”.

36. Vituperio

En tu vida diaria utilizas más vituperios de los que te imaginas, y es que esta palabreja quiere decir insulto, calumnia o infamia.

“Empezó a lanzarle vituperios ante la mirada atónita de los presentes”.

Loading ...
Comentarios