Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Los 10 mejores cuentos cortos para niños (y no tan niños)

Te presentamos los mejores cuentos cortos para que los niños se lo pasen en grande. Historias inolvidables que se han transmitido de generación en generación.
Los mejores cuentos cortos para que los niños se lo pasen en grande. | Imagen de: Jonny Lindner.

 

A los más pequeños les encanta escuchar historias fantásticas, ya que su imaginación no tiene límites y nunca se cansan de ellas. Algunos de estos cuentos cortos para niños datan de siglos atrás y se han ido transmitiendo a lo largo de generaciones, por su capacidad para ensalzar cierto tipo de valores que es mejor comenzar a conocer ya desde bien pequeños.

Los 10 mejores cuentos cortos para entretener a los pequeños de la casa

Te presentamos algunos de los mejores cuentos cortos para niños que han trascendido durante siglos, gentileza de auténticos expertos en la materia, como los hermanos Grimm o Charles Perrault.

1. Caperucita Roja y el Lobo

Originariamente escrito por Charles Perrault a finales del s.XVII, el cuento de Caperucita Roja y el Lobo cuenta la historia de una niña que debe atravesar el bosque para llevarle a su abuela una cesta llena de comida para la merienda. Para prevenirla de los potenciales peligros que la podían acechar, su buena madre la advirtió de hablar con ningún desconocido. Sin embargo, Caperucita desoye su consejo y entabla una conversación con el Lobo, que la engaña para que entre en su juego.

A pesar de tratarse de uno de los cuentos cortos infantiles más conocidos de todos los tiempos, este relato habla en realidad del peligro que supone hablar con desconocidos y de la importancia de escuchar los consejos que nos dan los padres.

2. Rapunzel

Los hermanos Grimm fueron los autores de la mayoría de cuentos cortos para niños que todavía hoy en día se cuentan o sobre los cuales se ruedan nuevas adaptaciones al cine, demostrando lo mucho que están arraigados en la cultura popular.

En el caso de Rapunzel, los alemanes nos presentan a una joven raptada por una horrible bruja, que está encerrada en lo alto de una torre y que tiene un largo cabello que llega hasta el suelo. Un día, conoce a un apuesto príncipe del que se enamora y planea irse con él.

Pero la bruja no está dispuesta a quedarse sola, por lo que le corta su hermoso pelo y se hace pasar por Rapunzel. Cuando el príncipe llega de nuevo para visitar a su amada, la malvada madrastra lo lanza por la ventana y, del golpe, se queda ciego. Al final, éste se reencuentra con Rapunzel, que ha logrado escapar y quien logra curarle su ceguera mediante sus lágrimas. Finalmente, huyen lejos de allí como planeaban.

3. El gato con botas

La historia del hijo del molinero que heredó su astuto gato y de cómo, gracias a este animal, logró el título de “Marqués de Carabás”, junto con una gran fortuna y un castillo; nos enseña la importancia del ingenio y de la astucia, además de transmitir valores esenciales como la generosidad.

El gato con botas, es una de las obras del francés Charles Perrault que hoy en día es uno de los cuentos para niños más populares.

    4. Blancanieves y los siete enanitos

    Los hermanos Grimm nos legaron el cuento de Blancanieves, la chica a la que la malvada Reina quería ver muerta, tras enterarse de que ya no era la más hermosa del lugar. Gracias a la asistencia de los valientes enanitos, Blancanieves pudo refugiarse en su casa para no ser encontrada y, aunque por poco la malvada Reina logra su objetivo, la chica se salvó por el beso de un príncipe.

    Este es uno de esos cuentos cortos para niños de primaria que nos transmite valores como el compañerismo y el trabajo en equipo, a la vez que nos previene contra la envidia.

    5. Jack y las habichuelas mágicas

    Este es uno de esos cortos infantiles cuya autoría se desconoce. Erróneamente se cree que Jack y las habichuelas mágicas fue escrito por Hans Christian Andersen, aunque muchos dudan de esta afirmación.

    Este relato nos presenta a Jack, el hijo de un granjero que vendió a su vaca a cambio de 5 habichuelas con propiedades mágicas. Al plantarlas y regarlas, por la noche creció una gigantesca planta que se levantaba hasta las nubes. Allí, se erigía un inmenso castillo en el que habitaba un matrimonio de gigantes. Durante 2 días, Jack logró colarse allí y robar varios de los tesoros del gigante, hasta que al tercer día, el malvado ser le sorprendió y persiguió, descendiendo por la planta.

    Pero Jack fue más rápido y, al llegar al suelo, se hizo con un hacha y cortó las raíces, desequilibrando al gigante, que cayó y se mató.

    6. Hansel y Gretel

    Hansel y Gretal eran hijos de un matrimonio tan pobre, que sus padres les abandonaron en el bosque porque ya no podían mantenerlos. Los niños no tenían esperanza de sobrevivir en el bosque, pero encontraron el camino hacia una casa que estaba hecha de caramelo y chocolate.

    En esta casa vivía una bruja que los secuestró y les dio de comer para que engordaran y poder comérselos. Pero un día, harta de su cautiverio, Gretel se enfrentó a la bruja justo cuando ésta iba a meter a su hermano en el enorme horno en el que asaba a sus víctimas y la encerró. Finalmente, los hermanos logran encontrar el camino de vuelta a casa y reunirse con su padre.

    7. Los tres cerditos

    Este es uno de los mejores cuentos cortos para niños sobre la importancia del esfuerzo y del compañerismo. Eran tres cerditos hermanos que se fueron a vivir por su cuenta. Para estar protegidos del lobo que rondaba el lugar, debían construir una casa que les permitiera tal cosa. El mayor de ellos dijo que se fabricaría una casa de paja, mientras que el mediano usaría madera y el pequeño de los tres, la haría de ladrillos. “¡Pero tardarás una eternidad!” le decían sus hermanos, algo que no le importaba en absoluto.

    Después de que el lobo destroce las casas de sus dos hermanos mayores, los tres cerditos se refugian en casa del pequeño, que aguantó las embestidas de la bestia. Pero el lobo no se daba por vencido, así que subió al tejado para colarse por la chimenea y sorprender a los cochinillos. Pero el astuto cerdito pequeño tuvo la idea de colocar un caldero hirviendo justo debajo, de modo que el depredador cayó dentro y salió huyendo despavorido.

      8. El flautista de Hamelin

      En el pueblo de Hamelin tenían un problema de los grandes: estaban sufriendo una plaga de ratas y los habitantes no podían estar más hartos. Desesperado, el alcalde ofreció como recompensa un saco lleno de monedas de oro para quien se deshiciera de los roedores.

      Después de que se diera a conocer tan jugoso premio por todos los rincones de la región, un misterioso hombre apareció dispuesto a afrontar el reto, únicamente armado con una flauta de madera. Sin más, la tomó entre sus finos dedos y comenzó a entonar una hermosa melodía mientras caminaba por las calles, en dirección a las afueras del pueblo. Para asombro de los vecinos, todas las ratas comenzaron a salir de los más oscuros rincones, siguiendo al extraño músico.

      Al poco tiempo, el hombre regresó reclamando su recompensa, pero el alcalde se negó a pagarle aun habiendo cumplido su palabra. Ultrajado, el flautista volvió a tocar, pero esta vez otra melodía, mientras todos los niños del pueblo le seguían como hipnotizados. Durante días y días nadie supo qué había hecho con ellos, así que el alcalde se decidió a hacer honor a su trato y le pagó. Por fortuna, el flautista liberó a los niños de su cautiverio.

      9. Juan sin miedo

      Le apodaron “Juan sin miedo” porque este chico no se asustaba con nada. Tal era su fama, que los muchachos de su pueblo le preparaban constantemente trampas y jugarretas para tratar de hacerle sentir miedo, pero sus intentos fueron en vano.

      El protagonista de este cuento para niños estaba enamorado de la hija del rey, que no quería saber nada del joven, pero le propuso un trato: si era capaz de pasar tres noches sin asustarse y sobrevivía a los horrores que habitaban en el castillo encantado, donde el monarca ya no vivía por culpa de la maldición que pesaba sobre el lugar; podría casarse con su hija.

      Aunque las apariciones tuvieron lugar nada más llegar Juan al castillo, el joven logró evitar la muerte y romper la maldición. Así pues, regresó para casarse con su amada, pero descubrió lo que era el miedo cuando comenzó a temblar estando en el altar, esperando a que llegara su futura esposa.

      10. Ricitos de oro y los tres osos

      Ricitos de oro es la niña de este relato infantil que aprenderá una valiosa lección cuando se cuele en una casa que encuentra paseando por el bosque, pues allí vivía una familia de tres osos, que en ese momento no se encontraban.

      Ricitos de oro se puso a husmear por las diferentes estancias de la casa: probó de cada uno de los platos con la cena que estaban encima de la mesa y se metió en a dormir en sus camas. Tan cómoda estaba, que se quedó dormida donde el pequeño oso dormía. Cuando los tres habitantes regresaron, la encontraron allí, así que tuvo que salir corriendo del lugar.

      Cuentos cortos para los más pequeños como este, nos enseñan que hay que respetar la intimidad y privacidad de los bienes ajenos, una lección que hoy en día muchos deberían refrescar.

      Comentarios