6 cartas de despedida para decir adiós (amor y amistad)

Te traemos algunas cartas de despedida para un amor, una amistad o alguien cercano. En definitiva, para decir adiós a la persona que quieres.
Unas cuantas cartas para que decir adiós sea más fácil. | Imagen de: Raychan / Unsplash.

 

Una bonita carta de despedida es una buena forma de mitigar el terrible dolor de la separación. Al escribir vertemos en la carta todos los sentimientos que no siempre somos capaces de expresar en momentos tan delicados.

Para inspirarte, te regalamos algunas cartas de despedida para decir adiós a un amor o a un amigo, y convertir la separación en un bonito momento de intimidad.

CONTENIDO DEL ARTÍCULO

1. Cartas de despedida de amor.

2. Cartas de despedida para un amigo o amiga.

Cartas de despedida de amor

Las cartas son un buen pretexto para recordar los momentos felices al lado de una persona tan especial y, sobre todo, expresar lo que esa persona significa para ti. Cuando escribas una carta de despedida, tienes que aprovechar para exponer con sinceridad todo aquello que no podrás decir en un futuro.

1. Carta de despedida de amor (alegre)

Mi compañera del alma, mi amor,

Aún me parece difícil creer que tras estas palabras voy a decirte adiós. Después de tanto tiempo de complicidades, aventuras y desafíos, la amargura embarga mi ser al pensar lo terrible que puede resultar estar separado de ti tanto tiempo. Seguramente no sea capaz de decirte todo lo que siento, ya sabes lo mucho que me cuesta a veces expresar mis emociones, cariño. Por eso he querido escribirte estas líneas.

Y aunque es la tristeza la que guía mi mano, mi corazón me pide escribirte esta carta sin lágrimas ni dramas. Después de tantos años de risas y alegría a tu lado, ¿qué sentido tiene despedirnos con amargura? He llegado a la conclusión de que si nuestra relación ha sido una experiencia tan llena de felicidad, esta carta no puede ser una despedida amarga.

Por eso, cuando escribiendo estas líneas vuelvo la vista atrás, solo veo tu enorme sonrisa en cada una de las locuras que nos hemos atrevido a hacer, la alegría desbordante de tus ojos y el optimismo que hemos puesto en cada uno de nuestros retos.

¿Te acuerdas de aquella aventura en el centro comercial? ¿O de aquella odisea en nuestro primer viaje? Son tantas vivencias juntos que se me acumulan y no me dejan pensar con claridad, pero me arrancan una sonrisa al recordar lo felices que hemos sido.

Por eso creo que nuestro amor es tan fuerte que podrá superar también esta separación. Sé que vas a un lugar mejor, y esto me consuela. No puedo alegrarme de perderte, pero la idea de que vas a estar mejor transforma el dolor en alegría y convierte el adiós en un hasta luego.

No olvides llevarte la bufanda que te regalé por nuestro primer cumpleaños.

Un beso, te quiero.

2. Carta de amor para decir adiós (con tristeza)

Mi vida,

Llevo tanto tiempo intentando evitar este momento que aún no puedo creer que esté escribiendo estas líneas. Quisiera ser tan valiente como expresarte todo esto de viva voz y mirándote a los ojos, pero no creo que fuera de capaz de acabar una frase sin que se me quebrara la voz. Quizás la soledad y la frialdad del papel me ayuden a expresar mejor lo que siento, y a despedirme de ti de forma sincera.

Creo que de un tiempo a esta parte hemos destruido toda la felicidad que llenaba nuestra historia de amor, y es triste reconocer que esto se ha acabado, pero los dos sabemos en lo más profundo de nuestro corazón que tenemos que empezar una vida nueva, cada uno por su lado. Hoy te digo adiós, porque te quiero más que nunca.

Y lo hago con la convicción de que ser una persona radicalmente diferente a la que era antes de encontrarte. Has sido lo más maravilloso que me ha pasado en la vida, porque eres la persona que ha comprendido como soy, que me ha apoyado en todo, y que me ha hecho crecer hasta convertirme en lo que soy. Por eso no puedo ver como nuestra relación muere lentamente. Decir adiós a tiempo es la forma más honesta de salvar nuestro amor.

Quiero desearte lo mejor, cariño. Hoy me separo de ti, pero siempre estaré contigo. Porque seguiré viviendo en lo más profundo de tu corazón cada vez que veas esas películas que nos gustaba ver, cuando camines por los sitios donde nos amamos, cuando suene esa música que nos unió para siempre.

Siempre estaré contigo, y aunque ahora te diga adiós, acudiré a tu llamada siempre que lo necesites para ayudarte. Aunque sé que estarás bien, porque eres fuerte y puedes con todo.

Hasta siempre, mi amor

Te quiero

3. Carta de amor para decir adiós (divertida)

Hola amor,

Te imagino leyendo esta carta y pensando: “Pero bueno, este tío se está quedando conmigo?”, y sonriendo con esos hoyitos que se te marcan. Pero es que no podía decirte adiós con dolor y amargura, porque tú me has enseñado a afrontarlo todo con esa sonrisa.

Y mientras escribía estaba recordando aquella vez que tus padres me vieron desnudo al salir de la ducha, ¿Te acuerdas? Dijeron que no aparecerían en todo el fin de semana y a las primeras de cambio… ¡Y qué cara se me quedó! Madre mía. Aún recuerdo mis escalofríos mientras tú te descojonabas de lo lindo. Y al final acabé riéndome yo también. 

Es como aquella que vez que nevó tanto, tanto, tanto… ¿Qué año era? Ya no lo recuerdo… En fin, que el suelo quedó helado y paseando por la avenida principal llena de gente resbalé y me pegué tal trompazo en la cadera que creo que aún me duele. Recuerdo que la gente se abalanzó para ayudarme, y entre sus caras preocupadas vi la tuya riendo como nunca. Al instante yo me estaba riendo más que tú, y todos a nuestro alrededor.

En fin, ¡Cuántas vivencias, madre mía! Podría llenar hojas y hojas. Ahora que te vas me faltará tu sonrisa, tu optimismo y tu energía, pero siempre podré recurrir a esos recuerdos maravillosos de nuestras locuras. Y por eso te amo, porque eres tan divertida que me haces ver la vida sin amargura, y por eso no puedo escribir esta carta llorando, sino riendo.

No olvides llevarte las gafas, no vaya a pasarte como aquella vez que nos fuimos de vacaciones y te tiraste toda la semana sin ver tres en un burro. Los siete días más divertidos de mi vida jajajaja Pero sobre todo, no olvides llevarte la sonrisa puesta.

Hasta pronto, mi amor,

Te quiero

Cartas de despedida para un amigo o amiga

En las cartas de adiós para un amigo debes reflejar con la menor amargura posible toda la complicidad que te une a esa persona. También puede ser una oportunidad para reafirmar el compromiso de la amistad a pesar de la distancia.

1. Carta de despedida para un amigo (divertida)

¡Que pasa, tío!

¿Ya lo tienes todo preparado? Mira que con lo despistado que tú eres seguro que te acabas dejando algo. Bueno, si eso te lo traigo yo en una escapada. ¡Que tampoco estarás tan lejos! Lo que pasa es que la distancia es jodida, hermano, y te echaré mucho de menos, ya lo sabes. ¿Con quién iré a los partidos ahora?

Ey, allá donde vayas pártelo, como tú sabes, fiera. Yo seguiré saliendo de fiesta por nuestros bares, fiel a las tradiciones jeje. No será lo mismo sin ti, claro. Joder, ¿te acuerdas aquella vez que tuvimos que llevar al Álex a su casa borracho como una cuba, lo dejamos en la entrada, llamamos al timbre y nos piramos? ¡Cómo me hubiera gustado ver la cara de sus padres! O aquella vez que estabas tan borracho que te maquillamos y entraste en la discoteca como un auténtica diva de cabaret.

Joder tío, si es que la hemos liado a lo grande. Que tiemblen esos holandeses, porque la vas a formar gorda ahí. Tú prepárame el terreno para cuando vaya, porque de Holanda no va a quedar ni la “H”. A ver si repetimos aquella de cuando viajamos sin billete y cuando vino el revisor nos hacíamos los dormidos antes de echar a correr.

En fin, te abrazo hermano. No olvides todas las locuras que hemos hecho juntos, y prepárate para cuando vaya, porque será memorable.

¡Cuídate mucho y a por ellos!

2. Carta de despedida para un amigo (triste)

Mi amigo del alma,

Nunca creí que la amistad pudiera traer tanta felicidad y tanta tristeza al mismo tiempo. Es como si me arrancaran una parte de mi corazón, como si me robaran una parte de mi vida. Sé que los recuerdos que tengo contigo, nadie podrá quitármelos, pero no puedo evitar llorar cuando pienso que no vas a estar aquí, a mi lado, para seguir compartiendo esos momentos únicos en los que podemos ser tú y yo.

Porque nadie me entiendo como tú con una sola mirada, con un solo gesto. Eres más que un amigo. Eres un hermano, carne de mi carne. Y por más lejos que tú estés, y por más cartas que yo escriba, nunca podré agradecerte lo suficiente todo lo que has hecho por mi, ni nadie podrá hacerme olvidar nunca lo mucho que te quiero como amigo y como persona. 

Después de tantos años juntos, nadie me ha demostrado tantas veces lo que significa la lealtad y la amistad sincera y pura. Por eso, aunque ahora lloro porque te echaré de menos y sufriré con tu ausencia, estoy feliz de haberte tenido a mi lado tantos y tantos años, de haberte conocido y haber descubierto el lado maravilloso del ser humano.

Tú me has enseñado tantas cosas. A reírme, a llorar, a ser optimista, a no rendirme, a no ser tan gruñón, a disfrutar de la vida. Y me has sacado siempre de un apuro cuando ha hecho falta. Por eso quiero devolverte toda esa lealtad, y escribirte estas líneas para decirte que aunque estoy seguro de que vas a tener éxito allá donde vas, si las cosas no salen bien aquí tienes un amigo para lo que haga falta, cuando haga falta.

Hasta siempre, amigo. 

3. Carta de despedida para un amigo (alegre)

¡Qué pasa hermano!

Digo, voy a escribirle esa carta a mi amigo del alma por si cuando nos despedimos no me sale lo que quiero decir. Ya sabes como soy. Después de tanto tiempo me cuesta separarme de uno de mis mejores amigos, pero tampoco quiero que eso sea el drama máximo. Sobre todo porque no te vas a librar tan fácilmente de mí, y voy a ir a verte siempre que pueda.

Nada tío, quería aprovechar esta carta para agradecerte que todos estos años me hayas cuidado como un hermano mayor. La verdad que me has sacado de más de un apuro. ¿Qué hubiera hecho sin ti ese día que me quedé tirado en medio del bosque en plena noche? Ahora me quedo un poco huérfano, y te echaré de menos.

Pero cuando sienta tu ausencia recordaré los buenos momentos, porque los tenemos para dar y vender. Nuestros viajes y nuestras locuras, nuestras noches de fiesta y nuestras tardes de gloria. Creo que será difícil que lo iguales allá donde vayas. Pero inténtalo, monstruo.

Tío, en verdad estoy orgulloso de ti, por ese paso que has dado, y sé que esta experiencia te va a hacer más grande de lo que ya eres. Y cualquier cosa que necesites sabes que aquí tienes un hermano, que puedes contar conmigo para lo que sea. ¡Que me planto en Alemania en un momento! Lo que sea por mi hermano.

Que sepas que eres el más grande, que todos estos años me has demostrado que eres un amigo leal y de esos con los que puedes contar para todo, y que pase lo que pase aquí tienes a un amigo y un hermano para siempre.

¡Disfrútalo, y hasta pronto! 

✅ Descubre los últimos estrenos de NETFLIX, HBO, Amazon Prime y Movistar+