Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: hola@psicologiaymente.net

Testigos de Jehová: qué son y cuáles son sus normas

Los Testigos de Jehová siempre se han caracterizado por su interpretación literal de la Biblia y un estilo de vida fiel a sus preceptos.
Un grupo de testigos de Jehová lee pasajes de la Biblia. | Imagen de: Hope for Nigeria.

 

Si esta escena nos resulta familiar es porque los Testigos de Jehová llevan décadas profesando la fe cristiana: una pareja bien vestida, que camina por la calle (o que, años atrás, llamaba a nuestra puerta), portando un folleto en la mano acerca de la obra de Dios y que nos ofrecen desinteresadamente para que lo leamos con calma.

Conozcamos un poco más acerca de esta orden religiosa y cuál es su doctrina.

¿Qué son los Testigos de Jehová?

Los Testigos de Jehová son una orden religiosa que se escinde de la corriente principal del cristianismo y que ha establecido sus propios dogmas con respecto a esta fe. Igualmente, se desvinculan de cualquier visión modernizada de la religión cristiana, apostando por una interpretación más ortodoxa de la Biblia y adaptada a su visión. Proponen un cristianismo unificado en el que Jehová es la autoridad máxima y única.

Tanto apoyan una lectura libre de interpretación de la Biblia, que los Testigos de Jehová editaron su propia versión traducida del Libro Sagrado, a través de la cual difunden su pensamiento. El objetivo de esta confesión no es otro que dar fe del Reino de Dios en el paraíso, algo a lo que aspiran sus integrantes.

¿Por qué se les conoce como “Testigos de Jehová”?

El origen del nombre proviene de la forma que este movimiento tiene de divulgar la palabra de Jehová (nombre de Dios según la Biblia y, bajo su criterio, autor de la misma), ya que actúan como testigos que dan fe de las enseñanzas contenidas en estas escrituras, que toman como reglamentos que aplican a su forma de vivir la vida.

Las 12 normas de los Testigos de Jehová

Estas son las normas que los Testigos Jehová siguen y promueven desde su página web (www.JW.org), a través de la que se abren al mundo:

1. El unitarismo como forma de entender el cristianismo

Uno de los signos de identidad de este sector de la cristiandad es su rechazo de la simbología de la Santísima Trinidad (el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo).

En contraposición, para ellos Dios es único y Cristo no es más que un hombre mortal creado por el Todopoderoso, aunque no niegan su relevancia. De acuerdo con los Testigos de Jehová, el Dios Padre es un todo representado por la misma entidad, confirmándose su postura monoteísta.

2. El mensaje de Dios está en la Biblia

La fe de los Testigos de Jehová viene recogida en el Antiguo y Nuevo Testamento de la Biblia. Es en estos dos libros en los que están basadas las prácticas ejercidas por esta orden y de los cuales extraen su mensaje sin realizar modificación alguna.

Ahora bien, las normas de los Testigos de Jehová se alejan de cualquier interpretación fundamentalista, pues aceptan que muchos fragmentos de la Biblia contienen elementos simbólicos que no deben tomarse literalmente.

3. El cometido de Jesús en la fe cristiana

Jesús es tratado como ‘el Salvador’, un profeta que, aunque Hijo de Dios, está despojado de toda condición de divino, dato que viene a colación de su negación de la Santísima Trinidad. En lugar de ello, Jesús es el profeta del cristianismo, aunque no por ello carezca de importancia ni haya que negarle pleitesía.

Es más, los Testigos de Jehová deben honrar el sacrificio que realizó Jesús para salvar a las personas. ¿Cómo? Creyendo en él, bautizándose y adaptando su modo de vida para que esté acorde a la doctrina bíblica. Será a través de las acciones que se demostrará esta devoción y que hará ganarse la salvación a quien las lleve a cabo.

4. El reino celestial como destino final

No se trata de ninguna alegoría a simbología alguna. Uno de los preceptos de los Testigos de Jehová en los que queda plasmado su pensamiento y concepción de la religión yace en su idea de un reino en el cielo, puesto a disposición de los más beatos. Acorde a la lectura de algunos pasajes de la Biblia que anticipan el fin de los días, se realizará un traspaso del gobierno de los humanos a la máxima autoridad de este feudo creado por Dios: el propio Cristo.

Tan sólo unos pocos elegidos tendrán el privilegio de vivir en el cielo, gobernando junto a Cristo, Jehová y otras criaturas celestiales. Mientras tanto, la humanidad seguirá en la Tierra, siendo aquellos más obedientes con los requerimientos del Altísimo bendecidos con buena salud y una vida plena.

5. El fin del Mal y el sufrimiento

El ángel caído que después resultó ser el Diablo fue el que sembró el mal y el sufrimiento en la Tierra. Aunque pueda parecer alarmante su pasividad ante la propagación de las desgracias, en realidad es cuestión de tiempo que Dios actúe para poner fin a todo sufrimiento. Por ello, uno de los reglamentos más estrictos de los Testigos de Jehová es comportarse de forma complaciente con su Señor.

6. Lo que ocurre después de la muerte

Otra de las reglas de tiene que ver con lo que ocurre una vez morimos: la muerte no es el paso a una mejor o peor vida según cómo nos hemos comportado, sino que significa el fin de la existencia. Ahora bien, llegará el día en el que Dios logre resucitar a los que se han ido, pero quienes no cumplan su voluntad volverán a ser destruidos sin posibilidad de volver de nuevo a la vida.

7. La importancia de la familia

“La familia es la unión sagrada entre hombre y mujer”, así reza una de las más controvertidas normas de los Testigos de Jehová. Añaden, además, que el divorcio sólo puede ejecutarse en caso de infidelidad sexual y que es en la Biblia donde se encuentran los secretos para la felicidad de todos los miembros de un mismo clan.

8. Repudio de toda iconografía divina

Al igual que otras órdenes religiosas, desde los Testigos de Jehová se niega la adoración de cualquier símbolo, incluyendo la cruz y otras imágenes divinas.

En contraposición a ello, abogan por rezar a Dios, actividad que han de realizar diariamente, junto a la lectura y estudio de la Biblia para su posterior aplicación en el día a día. También se contemplan las reuniones con otros fieles para orar en grupo, además de alentar a personas externas a unirse. Otras prácticas habituales de los Testigos de Jehová son las labores de ayuda a los necesitados y la promoción de la obra de Dios.

9. Las congregaciones como forma de organización

El punto de reunión de los Testigos de Jehová se produce en las conocidas como ‘congregaciones’, presididas por un veterano de la orden, que no percibe ningún sueldo por sus tareas. Dichas congregaciones se financian únicamente con dinero de los donativos que reciben de los voluntarios.

10. Una creencia unificada

Los Testigos de Jehová se encuentran en todas partes del planeta, si bien eso no es problema para que todos trabajen por la misma causa. En este sentido, no creen en las distinciones étnicas, de clase o raciales. Aún con todo, contemplan la posibilidad de que cada miembro actúe en base a sus propios valores, siempre que no se salga del dogma bíblico.

11. Una postura neutral

Frente a los conflictos políticos, los Testigos de Jehová no se posicionarán nunca, mientras consideren que no se atacan los principios divinos que sustentan sus convicciones. De la misma forma, no guardan relación con otras religiones.

Sea como sea, siempre alabarán el amor entre todos los seres humanos y actuarán acorde a esta disposición.

12. No son protestantes

Si bien pudiera parecerlo por su negación a adorar símbolos religiosos o por su particular tendencia a entender los Libros Sagrados, los Testigos de Jehová no son una confesión protestante. Es cierto que no aceptan muchas doctrinas impuestas por la Iglesia Católica, aunque tampoco aprueban ni la Santísima Trinidad ni defienden la existencia del infierno como lugar reservado a los pecadores.

En el mismo orden de cosas, desechan la idea de considerarse protestantes porque en su obra no se contempla la reforma de la Iglesia Católica o de la propio religión, sino la simple difusión del mensaje de Dios.

Polémicas alrededor de los Testigos de Jehová

A pesar de la bondad que parece subyacer a todas estas reglas de conducta, algunos de los preceptos que los Testigos de Jehová enarbolan como seña de identidad no están exentos de polémica.

¿Qué papel juega la ciencia para los Testigos de Jehová?

Una de las controversias que más han acechado a esta orden dogmática y que le han brindado todo tipo de críticas en contra, versa sobre su concepción de la ciencia. Si bien es cierto que consideran que la ciencia se queda corta a la hora de explicar el origen de ciertos fenómenos que ocurren en el planeta, los Testigos de Jehová no reniegan de los conocimientos transmitidos por la misma (de hecho, en muchos pasajes del Libro Sagrado se alienta a beneficiarse de este conjunto de saberes).

Lo que proponen es aunar las explicaciones científicas más aceptadas con una enseñanza de la Biblia que permita dar respuestas a aquellas incógnitas que, en opinión de los Testigos de Jehová, todavía no han sido demostradas de manera irrefutable. Sin ir más lejos, la Teoría de la Evolución de las Especies, una de las teorías más aceptadas por la comunidad científica (incluyendo también a otros miembros de la fe religiosa), es rechazada frontalmente por esta doctrina.

Según los Testigos de Jehová, que se amparan en las tesis negacionistas contrarias a Darwin, todavía no ha podido probarse que los organismos vivos actuales sean el resultado de un proceso de mutaciones ocurridas durante millones de años hasta darles el aspecto por el que se conocen. En lugar de un proceso de selección natural por el cual los individuos más aptos sobreviven y los que no, perecen, los Testigos de Jehová creen en un diseño inteligente, producto de la obra de una entidad superior: Dios.

El rechazo a las transfusiones de sangre

Se les ha acusado de oponerse a las técnicas de la medicina moderna (por ejemplo,a la inoculación de ciertas vacunas). No obstante, los Testigos de Jehová se defienden alegando que, si alientan entre los suyos el estudio de la ciencia como forma de conocer el mundo, lo lógico es pensar que no negarán las bondades de una asistencia médica en condiciones cuando lo requieran.

Sin embargo, sí es cierto que esta comunidad desaprueba el uso de tratamientos con transfusiones de sangre y abogan por otros métodos. En opinión de los Testigos, hoy en día los avances médicos permiten llevar a cabo procedimientos sin la necesidad de emplear sangre de donantes, procedimientos que serán clave en el futuro.

La razón que subyace a este repudio es bíblica: según parece, en el Libro Sagrado, Dios prohíbe tajantemente el consumo y uso de la sangre, pues es a través de ella que se insufla la vida. Como resultado, el líquido rojo tiene la categoría de sagrado, por lo que saltarse esta norma es una ofensa directa hacia el Altísimo que puede suponer la expulsión inmediata de la congregación.

Comentarios