Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Dieta para perder peso rápidamente y de forma sana

Con esta propuesta de dieta saludable de 5 días podrás adelgazar rápidamente y sin pasar hambre.
Con esta dieta saludable adelgazarás sin pasar hambre. | Imagen de: Unsplash.

 

¿Estás cansada de probar todo tipo de régimen para adelgazar y finalmente abandonarlo sin alcanzar tu objetivo? Probablemente no sea lo suficientemente equilibrado como para permitirte bajar los kilos que te sobran sin sufrir.

Por eso te proponemos esta dieta para perder peso a la que no le falta ninguno de los nutrientes que necesitas para tener energía, salud y buen estado de ánimo, y con la que conseguirás quitarte un peso de encima sin pasar hambre.

¿Quieres conocer nuestros menús diarios? Cada cinco días podrás volver a comenzar, para saber qué comer mientras sigas nuestra dieta para perder peso hasta que alcances el que para ti es tu ideal.

Dieta para perder peso rápidamente

Aquí te dejamos nuestra propuesta de menú para cinco días completos de forma que puedas repetirlos sin problema, sustituyendo las carnes, pescados y verduras que te proponemos por otros diferentes (si lo que deseas es hacer la dieta para perder peso más variada) de forma que puedas disfrutar comiendo rico sin temor a ganar peso.

¡Comenzamos!

1. Empieza la semana con energía

Esta es la propuesta para el primer día:

  • Desayuno.

Una infusión de té rojo.

Una rebanada de pan integral tostado con un poquito de aceite de oliva y tomate rallado, acompañado de un par de lonchas de jamón cocido.

Un yogur natural (si quieres endulzarlo, utiliza estevia en lugar de azúcar o edulcorantes artificiales).

  • Media mañana.

Un café descafeinado (opcional).

Una manzana.

Un puñadito pequeño de anacardos.

  • Almuerzo.

Una ensalada con dos tomates medianos, 100 gramos de mozzarella fresca, un manojito de hojas de albahaca fresca picada y algunas aceitunas negras. Aliñar con un poco de aceite de oliva virgen extra y vinagre de Módena.

Un filete de pez espada (unos 250 gramos aprox.) a la plancha, con limón y un poco de eneldo, acompañado con espárragos trigueros a la plancha.

Una infusión de manzanilla.

  • Merienda.

Un vaso de leche semidesnatada con una cucharada de cacao puro en polvo, un poco de canela y estevia.

Un par de nueces.

  • Cena.

Un plato de coliflor al vapor, salteada con ajos fritos. Añadirle por encima (una vez servida) un chorrito de vinagre.

Una tortilla francesa de dos huevos (al batir los huevos, añadir una ramita de perejil y un diente de ajo picados para darle otro toque).

Un yogur natural (con estevia, si lo deseas dulce).

Una infusión de tila y melisa.

Propuestas para cinco días de la semana. | Imagen de: Unsplash.

 

2. Martes apuesta por la avena

Ahí va la propuesta para el segundo día:

  • Desayuno.

Una infusión al gusto.

Un bol en el que mezclarás: un vaso de leche semidesnatada (o de tipo vegetal), dos cucharadas de copos de avena, un par de cucharadas de semillas de lino (remojadas en medio vaso de agua durante toda la noche), dos cucharaditas de pipas de girasol (sin sal), medio plátano, una cucharadita de miel y un poco de canela.

  • Media mañana.

Un café descafeinado (opcional).

Una pera.

  • Comida.

Un plato de ensalada de lechuga iceberg, tomatitos cherry cortados por la mitad y alcaparras, aliñada con orégano, zumo de limón y un chorrito de aceite de oliva.

Salteado de medio calabacín y una cebolla pequeña con 200 gramos de pechuga de pollo cortada en tiras, condimentado con pimienta, cúrcuma y un poco de pimentón dulce.

Infusión de regaliz.

  • Merienda.

Un quesito tipo burgos con una cucharadita de miel.

Un par de nueces.

  • Cena.

Un plato de acelgas cocidas, rehogadas en un chorrito de aceite de oliva virgen con un diente de ajo cortado en láminas finitas y taquitos de jamón serrano.

Un filete de merluza con cebolla y calabacín picados asados en papillote.

Una infusión de poleo menta.

3. Rebaja las cantidades el tercer día

La propuesta para el tercer día es algo más ligera:

  • Desayuno.

Una infusión de té verde con menta.

Un sándwich de atún con pan integral y tomate picado.

  • Media mañana.

Un yogur natural (con estevia).

Un puñadito pequeño de almendras.

  • Comida.

Un bol de salmorejo espesado sin pan (un tomate maduro, un diente de ajo pequeño, dos zanahorias, medio pimiento verde, aceite de oliva, vinagre) servido con taquitos de jamón por encima.

Un revuelto de dos huevos con champiñones, salteados previamente en aceite con media cebolla. Espolvorear un poco de romero o tomillo y un poquito de sal.

Una manzana asada con canela en polvo.

  • Merienda.

Una infusión de frutos rojos y escaramujo.

Un par de galletas digestivas (de las grandes, si son de tamaño normal, puedes tomarte tres).

Un trocito de chocolate negro (más del 70% de cacao).

  • Cena.

Parrillada de verduras a la brasa (una cebolla, un pimiento verde, otro rojo, una berenjena y un calabacín) con un poco de aceite de oliva virgen por encima y pimienta molida.

Un par de quesitos tipo burgos.

Una infusión de manzanilla con anís.

Propuestas ligeras sin perder el sabor. | Imagen de: Unsplash.

 

4. El cuarto día apuesta por la verdura

  • Desayuno.

Un vaso de agua con el zumo de un limón recién exprimido, un poco de jengibre en polvo y estevia.

Una tostada de pan integral con hummus, un chorrito de aceite de oliva, con un poco de comino en polvo espolvoreado y pimentón dulce.

  • Media mañana.

5 fresas.

  • Comida.

Un par de cogollos de lechuga cortados por la mitad, con anchoas y un chorrito de aceite de oliva.

Un muslo de pollo asado sin piel, acompañado con dos tomates también asados con un poquito de aceite de oliva virgen extra.

Un yogur natural.

  • Merienda.

Una infusión de rooibos.

Un par de biscotes de pan integral con queso de untar.

Medio plátano.

  • Cena

Un plato de corazones de alcachofa (cocidos previamente con agua, sal y un poco de limón) salteados con aceite de oliva, dos ajos picados, perejil y un chorrito de vino blanco.

Una rodaja de salmón a la plancha con eneldo y zumo de limón.

Una infusión relajante.

5. Recuperamos fuerzas el último día

Con estas propuestas podemos acabar este plan de cinco días:

  • Desayuno.

Un batido con los siguientes ingredientes: un vaso de leche vegetal, una cucharada sopera colmada de cacao puro en polvo, dos cucharadas soperas de semillas de chía (remojadas en medio vaso de agua durante la noche anterior), una pizca de canela en polvo, una pizca de jengibre en polvo, medio plátano, estevia al gusto y dos nueces. Se tritura todo junto y ¡listo para tomar!

  • Media mañana.

Una manzana.

  • Comida.

Un plato de escalibada (pimiento rojo, cebolla y berenjena asados con aceite de oliva y un poco de sal).

Un filete de ternera a la brasa acompañado de calabacín a la plancha.

Una infusión digestiva que contenga regaliz o hinojo.

  • Merienda.

Una cuajada con una cucharadita (de las pequeñas) de miel.

  • Cena.

Una rebanada de pan integral untada con paté de aguacate (por cada aguacate tritura medio diente de ajo, un chorrito de aceite, sal, dos cucharadas de zumo de limón y un quesito de burgos).

Salteado de espárragos trigueros, setas y gambas, con un par de dientes de ajo y un poco de tomillo.

Una infusión de manzanilla con anís.

Y hasta aquí nuestra propuesta de dieta para perder peso con la que no tienes excusa para intentar alcanzar tu meta sin renunciar al sabor y sin pasar nada de hambre.

Ánimo y ¡sé constante! Es la clave de tu éxito

Comentarios