Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

¿Qué es la mara Salvatrucha y por qué es una de las bandas latinas más peligrosas?

En España, se han detectado más de 20 grupos locales de pandilleros.
Miembros de la mara Salvatrucha en prisión. | Imagen de: peru.com

 

En marzo de 2014 la Guardia Civil llevó a cabo la Operación Cruasán, en la que fueron detenidos 35 presuntos integrantes de una peligrosa organización internacional. De esta forma, se confirmaba la presencia en España de una de las mafias latinas más dañinas de todo el mundo: la mara Salvatrucha, también conocida como MS-13. En cuanto a las detenciones, que se llevaron a cabo en Alicante, permitieron llevar a la cárcel a dos cabecillas de esta peligrosa organización, pero también pusieron de manifiesto que la guerra entre bandas latinas es una realidad en España.

¿Qué es la mara Salvatrucha?

Aunque la banda se originó en Los Ángeles durante la década de los 80, pronto ganaron adeptos en los países del norte de Centroamérica, sobre todo en Guatemala, El Salvador y Honduras. Puede que el origen del término “salvatrucha” se deba a un gentilicio despectivo derivado de salvadoreño, puesto que muchos de sus miembros son originarios de dicho país. Aunque la mara ha experimentado un crecimiento exponencial en Centroamérica, también se ha extendido a países europeos como Italia o España.

Los pandilleros o mareros entran en la banda dispuestos a formar parte de algo en la sociedad, llevados por la pobreza o por el instinto de supervivencia en los barrios más peligrosos de El Salvador o Perú. Principalmente se dedican a la extorsión y al tráfico de drogas, del mismo modo que otras bandas latinas callejeras. Son rivales de otras organizaciones como los Latin Kings, la mara 18 o los cárteles mejicanos de la droga.

Para entrar en la mara Salvatrucha es necesario someterse a un rito iniciático, aceptando así la protección del grupo. Dichos ritos suelen ser extremadamente violentos, como soportar una paliza durante 13 segundos (el 13 gobierna todos los aspectos de este grupo) o introducirse en territorio enemigo para matar al miembro de una banda rival. La mara se rige por códigos muy estrictos y establece su propio lenguaje. Por ejemplo, una manera de identificar a un pandillero de la MS-13 es a través del signo de los cuernos u observando los tatuajes.

La vuelta de la mara

La MS-13 demostró que está de vuelta en una macrooperación policial en Los Ángeles, cuna de nacimiento de la banda latina. De hecho, Donald Trump ha declarado que la mafia latina es una prioridad para la policía estadounidense y que no parará hasta ver al último de sus miembros entre rejas. Sin embargo, ese parecer uno de los problemas que se presentan para acabar la mara Salvatrucha, y es que la superpoblación es tal en las prisiones centroamericanas que la banda se ha hecho con el control de ellas, ejerciendo un poder superior al de los mismos funcionarios de la prisión. La Eme sobrevive en la cárcel.

Los tatuajes, una de las señas de identidad de la banda. | Imagen de: El nuevo diario.

 

La mara Salvatrucha en España

En territorio español, la Guardia Civil ha detectado unos 20 grupos (también llamados “clicas”) consolidados en Barcelona, Tarragona, Gerona, Madrid y Alicante, aunque ha habido indicios de actividad en Cánceres, Melilla, Castellón, Lleida i Valencia. El clima social de España es muy diferente del de sus países de origen, por lo que rara vez se producen sucesos de gravedad. Sin embargo, estos grupos están implicados en diversos delitos de extorsión y tráfico y no dudan en agredir a miembros de bandas rivales, ya sea con armas blancas o de fuego.

El 31 de diciembre de 2013, en plena Nochevieja, representantes de cinco cliclas se reunieron en un local de Alicante para la creación del Programa 34: una hoja de ruta para la unión de la banda latina en una misma organización dependiente de la Savatrucha 13, una ramificación de la mara en El Salvador. Aunque la Operación Cruasán frustró los planes de los pandilleros, la MS-13 no quedó completamente desarticulada. “Está tratando de asentarse en España”, comunicó la Guardia Civil.

La confesión de Venus Romero

Para entender mejor el carácter violento de la mara Salvatrucha, recogemos el testimonio de Venus Romero Iraheta, una joven pandillera de 18 años que fue detenida en el condado de Fairfax (Virginia, EE.UU.). Iraheta confesó haber sido la autora de la muerte de una adolescente de 15 años cuyo nombre era Damaris Reyes Rivas. «Vas a recordarme hasta el día que nos volvamos a ver en el infierno, no olvides mi nombre», le dijo antes de asestarle varias puñaladas en el cuello.

La joven asesina, con aparente frialdad, asegura a la policía que no recuerda cuantas veces apuñaló a la adolescente, aunque fueron «como unas 13». El motivo del crimen era que Reyes estaba involucrada en el asesinato de su novio, quien también formaba parte de la mara Salvatrucha. Preguntada sobre si tendría remordimientos en un futuro, niega contundentemente con la cabeza.

Las bandas latinas callejeras siguen siendo una lacra que sacude Centroamérica y que busca su hueco en países de habla hispana y Estados Unidos. Los jóvenes consideran que se trata de una vía de escape de la pobreza, una familia intocable que les salvará de morir en las callas, aunque la verdad esté en el lado opuesto. Por el momento, la educación e integración de los colectivos más desfavorecidos sigue siendo una alternativa a la actuación policial. Resulta inútil mandar al pandillero entre rejas si, una vez en la cárcel, la mara sigue controlándolo todo.

Comentarios