Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Las 10 costumbres y tradiciones mayas más curiosas

Estas costumbres y tradiciones mayas son conocidas por los historiadores por ser algunos de los ritos más interesantes de esta enigmática cultura.
La cultura maya es una de las más ricas e interesantes de todos los tiempos; además de longevas. | Imagen de: Joya Life.

 

La civilización maya fue una de las sociedades más destacadas y ricas de la historia de la humanidad. Han pasado a los libros de historia por muchos de sus avances en agricultura, arquitectura, matemáticas y escritura, pero por encima de todo, las costumbres y tradiciones mayas son verdaderas joyas de la civilización humana.

También contaban con una cultura muy rica en muchas vertientes que les dotaban de una gran variedad de costumbres, tradiciones y actividades que realizaban de manera colectiva otorgando un valor añadido a la comunidad maya frente a otras sociedades.

10 costumbres y tradiciones de la cultura maya

Debemos tener en cuenta que la civilización maya apareció aproximadamente en el año 2000 antes de Cristo y desapareció por culpa de la conquista española poco antes del año 1700 después de Cristo.

Esto la convierte en una de las sociedad más longevas. Tuvo como resultado un complejo sistema cultural lleno de tradiciones y costumbres que hoy podemos conocer y entender.

1. La relación marido-suegros

Empezamos con una de las costumbres y tradiciones mayas relacionadas con la familia y el matrimonio.

Cuando una pareja se casaba, el marido de la mujer debía rendir cuentas al los padres de la hija. Esto significa que debía “pagarles”  por haber permitido que la hija se casase con él.

La forma más común de pagar era hacer que el marido trabajase durante un tiempo para los padres de su nueva esposa. De esta forma daba las gracias y demostraba que realmente deseaba estar con ella a través de su esfuerzo.

2. Maíz en la tumba

Cuando una persona moría, era muy común acompañar el cuerpo con una cantidad determinada de maíz.

Los mayas consideraban que la persona cuando moría debía realizar un viaje al más allá. Para poder realizar este viaje de manera idónea, el viajero utilizaría este común alimento de la cultura maya.

3. Los mayas no van al cielo

La civilización maya era teocéntrica. De hecho, la religión formaba parte central de la sociedad y la cultura maya.

Sin embargo, hay un dato muy interesante: los mayas no creían que todo el mundo iba al cielo con los dioses. Es decir, ni los gobernantes (vistos como mediadores entre los dioses y la población) ni los sacerdotes (ni por supuesto, la clase media o baja), iban al cielo después de morir. Al contrario, todos iban al conocido como “bajo mundo”, un lugar lleno de peligros y dioses siniestros.

Solo las personas que morían durante el nacimiento y los que eran sacrificados, iban al cielo con los dioses “buenos”.

4. Ofrenda de sangre

Todos conocemos las famosas ofrendas de sangre como una de las más famosas tradiciones mayas.

El objetivo de estas ofrendas era devolver la sangre a los dioses, ya que según la cultura maya, los dioses dieron su sangre para crear a los seres humanos. De esta forma, mediante estos rituales, se consigue “devolver” la sangre que una vez ellos nos dieron.

Es por esto que los prisioneros de guerra eran normalmente las ofrendas de sangre más habituales, sin embargo, hasta los líderes y altos cargos se provocan cortes a modo de ofrendas, pero sin llegar a la muerte.

5. Masajes durante el embarazo

Cuando una mujer embarazada llegaba al cuarto o quinto mes de gestación, era común que recibiese masajes de manera periódica para asegurarse de que el futuro bebé esté en la posición correcta para nacer.

Esto conseguía disminuir los posibles problemas que podían aparecer durante el parto cuando los bebés adoptan posiciones potencialmente complicadas.

6. Desviación de los ojos

Para sorpresa de muchos, una de las tradiciones mayas más conocidas era la de considerar como bello el tener los ojos desviados o con estrabismo; esto hacía que muchas personas provocaran intencionalmente esta desviación ocular en sus hijos.

Para conseguirlo, desde muy pequeños, a los niños se les colocaban objetos cerca de los ojos para conseguir que desviasen la mirada.

7. Cráneo recto

A nivel estético para la cultura maya era tradición intentar que el cráneo fuese recto y alargado. Para ello se colocaban unas tablas en la cabeza de los jóvenes consiguiendo así poco a poco forzar la forma natural del cráneo.

8. Nombre de la persona

Una de las costumbres mayas más conocidas e interesantes es la relacionada con los nombres que se les ponían a los recién nacidos.

Según esta tradición, el nombre del niño/a tenía que ver con algún acontecimiento importante que hubiese pasado hace poco. Pero, aún hay más.

Este nombre solo lo podían conocer las personas más cercanas a la familia. Por eso, se utilizaba un seudónimo, que era el que el resto de personas conocía.

Al mismo tiempo, habían 3 apellidos. El primero era el patrimónico (que indica que pertenece a una familia en concreto). El segundo es una combinación de los nombres del padre y de la madre. Por último, el tercero, era el conocido como coco kaba, que consistía en un apodo.

9. Clases sociales

Como en cualquier sociedad, los mayas contaban tradicionalmente con distintos niveles de reconocimiento dependiendo de la clase a la que se pertenece. A grandes rasgos, existían 3 clases sociales entre los mayas:

Clase alta: Compuesta por los teólogos, el ejército y los políticos. Ostentaban el poder y los conocimientos necesarios para hacer predicciones sobre el tiempo (muy importante para la cultura maya) y distintos fenómenos atmosféricos y cosmológicos. Además contaban con el apoyo de los dioses a los ojos de la sociedad.

Clase media: Dentro de esta clase encontramos personas con oficios varios pero todos ellos bien considerados y por encima del pueblo llano. Por ejemplo: los arquitectos, los artistas y los mercaderes.

Clase baja: Se encargaban de la recolección de las materias primas. Ya sea la comida, la madera o cualquier otro producto. Asimismo, debían pagar muchos impuestos a las clases dominantes.

10. Territorios en guerra

No sabemos si se puede considerar como costumbre o tradición, pero lo cierto es que este dato es importante para entender la cultura maya.

La realidad es que la sociedad maya estaba compuesta una gran cantidad de territorios y ciudades, muchos de ellos enfrentados políticamente.

Esto hizo que la sociedad maya nunca estuviese unificada y que a día de hoy no se pueda considerar como un imperio.

Estamos seguros de que si hubiese habido menos enemistad entre las distintas tribus la cultura maya habría llegado todavía más lejos.

Comentarios