Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Qué hacer si te quedas sin frenos en 10 sencillos pasos

Aunque la reacción más normal de cualquier conductor es entrar en pánico, es importante conservar la compostura y seguir estos diez sencillos pasos.
Consejos prácticos si alguna vez te quedas sin frenos. | Imagen de: Buzzcalo.

 

Imagina que vas a más de 100 kilómetros por hora en una autopista y bajas por un desnivel. Varios metros más adelante se acerca una curva y al pisar el freno no ocurre nada. La curva se acerca de forma irremediable y hay tráfico a tu alrededor. Mientras tanto, un sudor frío te va recorriendo la espina dorsal. Muchos conductores no sabrían cómo reaccionar, y por eso os presentamos unos sencillos pasos que debes seguir si te quedas sin frenos.

5 consejos previos para no quedarte sin frenos

Hay muchas maneras de evitar un fallo en el sistema de frenado. Si sigues estos consejos no tiene por qué pasar nada fuera de lo normal.

1. Revisa el sistema de frenos

La mayoría de casos se pueden evitar con una revisión de los frenos, comprobando también si hay suficiente líquido y cambiando las piezas de acuerdo con las instrucciones del fabricante. Realiza una revisión regularmente y haz las reparaciones que hagan falta.

2. Mantén tu coche limpio

Muchos fallos son también provocados por pequeños objetos que se quedan atascados debajo del pedal de freno. Puedes evitar este tipo de situaciones manteniendo tu coche limpio y ordenando las botellas y bebidas en la guantera o compartimentos laterales.

3. Baja marchas en un desnivel

Cuando bajas por un desnivel, no es conveniente que pises el pedal de freno continuamente, ya que se podrían sobrecalentar por la fricción. Pisa el freno con toques cortos y, si es necesario, reduce marchas para frenar con el motor.

4. Cuidado con la transmisión automática

Si tienes un cambio de marchas automático, cuidado con el cambio a modo aparcamiento (P). El sistema de transmisión y frenado no será capaz de soportar un cambio tan brusco y podría romperse.

5. Cuidado con el agua

Los frenos pueden perder eficacia si se mojan. Por ese motivo, reduce marchas cuando pases por aguas profundas. Cuando salgas de la zona, pisa el freno de forma moderada y discontinua. Quizás notes que el pedal está esponjoso y suave, así que frena con suavidad hasta que vuelva a su funcionamiento normal.

10 sencillos pasos si te quedas sin frenos

Si aun así te quedas sin frenos, sigue estos sencillos pasos que conviene memorizar. Mejor estar preparado.

1. No entres en pánico

Es normal asustarse ante una situación tan comprometida y peligrosa. Sin embargo, una mala reacción puede ser fatal en estas situaciones, ya que solo hará que el peligro aumente. El primer paso es mantener la compostura.

2. Deja de acelerar y desactiva el control de crucero

Comprueba que no tienes activado el control de crucero, aunque este se debería desactivar accionando el pedal. Asegúrate de que está apagado y frena con suavidad.

3. Comprueba el estado del pedal de freno

Al accionar el pedal, existen dos posibilidades. O bien está suave y se hunde hasta el suelo o está duro y no se mueve.

  • Si está suave es posible que el nivel líquido esté bajo. Puedes volver a hacerlo funcionar bombeando el freno (paso 4).
  • Si está duro y no se mueve, es posible que algún objeto bloquee el mecanismo. Comprueba con el pie que no hay nada debajo y apártalo tan rápido como te sea posible.

4. Bombea los frenos

Bombea el pedal repetidas veces, aplicando suficiente presión como para volver a activar el sistema. Es posible necesites varios intentos, aunque tu coche esté equipado con un sistema ABS. Después, pisa el pedal hasta el fondo para liberar la presión conservada y reducir la velocidad.

5. Baja la velocidad

Utiliza el freno de motor reduciendo marchas en el sistema de transmisión. Si tienes un cambio manual, reduce una o dos marchas (un cambio brusco puede hacer que pierdas el control del vehículo). Si tienes un sistema de transmisión automático, reduce hacia la primera marcha (1).

6. Usa el freno de mano

Aunque te llevará más tiempo, aplica el freno de mano lenta y firmemente, ya que de lo contrario puedes bloquear la llanta y perder el control del coche. Mantén el dedo presionado sobre el botón superior para aplicar la presión que necesites. Es posible que los neumáticos chirríen un poco, lo que no significa necesariamente que la llanta esté bloqueada.

7. Advierte a conductores y peatones

Mantén tus ojos siempre en la carretera y avisa a los demás conductores de que tienes un problema. Enciende las luces de emergencia y toca el claxon repetidas veces. Es posible que los conductores no entiendan tu reacción, pero tus advertencias provocaran que circulen con más precaución.

8.  Si hay espacio, gira de lado a lado

Si tienes espacio a ambos lados de la calzada, gira el coche de manera brusca (aunque no tanto como para perder el control del vehículo) para que la fricción con la carretera reduzca la velocidad. Si circulas a gran velocidad, no es conveniente seguir este paso.

9. Usa el terreno a tu ventaja

Utiliza este paso como último recurso, ya que se trata de una técnica muy peligrosa. Observa tu entorno para comprobar si hay elementos fuera de la calzada que te pueden ayudar a frenar. Trata de buscar inclinaciones para subir o caminos de tierra que te aporten más fricción.

10. Busca un lugar seguro para chocar

Si todo lo demás falla, choca con la parte trasera de otro coche que circule a la misma velocidad, tratando de advertir al otro conductor. También puedes chocar de refilón contra árboles pequeños y arbustos. Si todas las alternativas han fracasado, planifica una parada brusca manteniendo las manos firmes en el volante. Busca siempre terreno arenoso y hierba alta.

Si has salido de una pieza y no precisas atención médica urgente, es importante que coloques una señalización para advertir a los demás conductores. Antes de volver a conducir, asegúrate de que el sistema de frenos vuelve a funcionar, si es necesario con la supervisión de un técnico. No vuelvas a coger el volante a menos que estés relajado y plenamente consciente de tus capacidades.

Comentarios