Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

10 consejos y 5 alimentos prohibidos para alimentar a tu gato

Asegúrate de hacerlo bien antes de alimentar a tu gato; te lo agradecerá.
Una buena alimentación es fundamental para conseguir el bienestar de tu mascota. | Imagen de: Mel Elías.

 

A pesar de la costumbre de muchas personas, tener una mascota, o en el caso que nos concierne, un gato, es mucho más que subir fotos con ella a las redes sociales y alardear de su presencia.

Como cualquier animal, necesita atención, cuidados y cariño para su buen desarrollo, pero por supuesto, por encima de todo, debe estar bien alimentado. Si esto se consigue tendremos todo lo necesario para compartir nuestro tiempo con una mascota sana y alegre.

Existe cierta confusión en torno a lo que se debe dar a un gato (y a muchas mascotas). Por esto, traemos un artículo especialmente dirigido para quienes se preocupan del bienestar y la alimentación de su gato y quieren lo mejor para ella.

10 consejos para alimentar a tu gato

A continuación te traemos una selección de las pautas más importantes que debes tener en cuenta si quieres alimentar a tu gato de manera sana y equilibrada. 

1. Comidas certificadas

En muchos países, los alimentos aptos para animales están regulados por organismos que se encargan de etiquetar qué alimentos son o no correctos para los animales. En el caso de los gatos, por ejemplo en Estados Unidos, la organización que regula dichos alimentos es la AAFCO.

Asegúrate siempre que puedas de que compras comida certificada por la organización reguladora de tu país.

2. Rutina

Como ocurre también con los perros, se recomienda seguir un horario de alimentación para establecer pautas a las que la mascota se puede acostumbrar.

Esto mantiene al animal estable y le hace sentir comodidad ya que le asegura que todos los días a las mismas horas tiene su ración de alimentos.

Romper estas pautas de manera brusca puede dañar al gato como consecuencia del estrés y contribuir asimismo a otros problemas digestivos y de salud.

3. ¿Alimento seco o húmedo?

Una de las primeras cosas que tienes que tener en cuenta es que existen dos tipos de alimentos para gatos, los húmedos y los secos.

Por regla general, los gatos muestran más interés por el pienso seco que por el húmedo. Sin embargo, se recomienda ir alternando ambos tipos por el siguiente motivo que vamos a explicar.

4. Hidratación

En relación con el punto anterior, debemos tener presente que los gatos no suelen beber mucha agua de manera instintiva. A pesar de esto, necesitan estar bien hidratados para evitar problemas renales y en la orina (a los cuales son propensos).

Es por esto que se recomienda primero, alternar el alimento húmedo con el seco. Además, se recomienda también ofrecer a la mascota un dispensador con el que pueda jugar al mismo tiempo que le provea agua, para así aumentar las posibilidades de que beba y se hidrate.

5. Calorías y nutrición

Es imprescindible tener en cuenta que cada mascota tiene una alimentación distinta y requiere de un aporte calórico y nutricional distinto.

En el caso de los gatos, se recomienda (de media) una ingesta de unas 250 calorías al día (para un gato de unos 3,6 kilogramos). Esto, por supuesto, se ve influido por el peso, el tamaño y el nivel de actividad de cada gato en concreto.

6. Carnívoro

Debes tener muy presente que los gatos son una especie carnívora, y por tanto, lo más recomendable es que su alimentación se base especialmente en el consumo de proteínas y grasas de origen animal.

7. La edad del gato

Como cualquier mamífero, en cada etapa de la vida se recomienda tener una dieta que se adapte a la edad. Normalmente se dividen las etapas del gato en tres, y son las siguientes:

Destete - 12 meses

En esta etapa se recomienda una mayor cantidad de proteinas y calorías en general para potenciar así su desarrollo y asegurarse de que no les falta ningún nutriente.

1 - 7 años

En esta etapa se disminuye proporcionalmente el aporte calórico, que debe aumentar con respecto a la etapa anterior pero no tanto como lo hace su tamaño o peso.

La proporción entre las proteínas y el resto de macronutrientes se equilibra.

8 o más años

En esta etapa se considera que el gato ya está en una edad avanzada y dependiendo de su estado de salud la alimentación variará más o menos. Si las condicioens físicas del animal le impiden moverse con normalidad o tiene algún tipo de problema de salud, se recomiendan alimentos ricos en glucosamina y ácidos grasos.

Por otro lado, una disminución de la cantidad de proteínas puede ser beneficioso para evitar problemas renales en gatos con problemas previos.

8. ¿Alimentarlo o dejar que se alimente?

Anteriormente hemos hablado de dar de comer al gato manteniendo un horario periódico. Aún así, muchos gatos prefieren tener la comida siempre disponible y son capaces de comer un poco solo cuando tiene hambre.

Variará dependiendo del gato, la comida y sus necesidades, pero esto puede resultar beneficioso ya que es la manera más natural de alimentarse. Desde aquí recomendamos que esto solo se siga cuando hayamos comprobado que nuestro gato es capaz de administrarse la comida de manera saludable.

Esto está especialmente indicado si tienes un horario de trabajo irregular (por lo que no podrías dar de comer regularmente a tu animal) o si tienes una gata preñada o lactante, ya que necesita un mayor consumo calórico.

9. Pescado enlatado

Dar comida para humanos, especialmente latas de atún o salmón, puede resultar muy agradable para el animal, pero puede plantear serios problemas de salud a la larga.

Al igual que las golosinas que comentaremos a continuación, pueden ser recomendables en ocasiones especiales pero la dieta no debe basarse en estos alimentos.

Esto se debe a que no cubren todas las necesidades nutricionales del animal y puede hacer que el gato deje de mostrar interés por otros alimentos más completos.

10.  Cuidado con las bolas de pelo

Debido a la técnica natural que emplean los gatos para acicalarse, es frecuente que el gato acumule pelo en su intestino y que esto le produzca una disminución en el apetito.

Se pueden encontrar distintos tipos de piensos que impiden o al menos dificultan la creación de bolas de pelo.

De igual modo, existe una variedad de productos basados en la crema de malta que se aplica en las patas. La crema hará que al lamerse ingiera dicha sustancia y esta a su vez disminuye los problemas que el pelo puede provocar.

Alimentos que hay que evitar

Existen bastantes alimentos que se desaconsejan dar a los gatos. Muchos de ellos pueden perjudicar seriamente la salud de estos felinos.

1. Leche y lácteos

Al igual que los perros, los gatos son intolerantes a la lactosa. Puede provocar diarrea y otros problemas digestivos.

2. Uvas y pasas

Totalmente contraindicadas para los gatos. Por el momento se desconoce el motivo por el cual los gatos pueden sufrir insuficiencia renal y vómitos al ingerirlas. Sea como fuere, no se las des nunca.

3. Chocolate

Aunque a los seres humanos (a la mayoría al menos) nos encante el chocolate, los gatos no suelen mostrar interés especialmente por este alimento. Pero aunque tu gato si lo muestre, no se lo des y no se lo dejes a su alcance, puede ser perjudicial para su salud.

4. Cebolla y ajo

Estas verduras y todos sus sucedáneos pueden producir anemia en el animal y diversos trastornos en los glóbulos rojos de la sangre. Evita a toda costa que entren en contacto con ellas.

5. Golosinas especiales

Por supuesto, las golosinas y dulces en general están contraindicados para la inmensa mayoría de los animales domésticos (por no decir todos). En el caso de los gatos, existen golosinas especiales que son fáciles de encontrar en muchos comercios especializados en alimentación animal.

De todos modos, y aunque en pequeñas dosis, estas golosinas “especiales” para gatos pueden no ser dañinas y resultar atractivas, como si de un capricho se tratase, para los gatos, se recomienda ofrecer muy de vez en cuando.

Comentarios