Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

30 películas para llorar (románticas y dramas)

Estos son los títulos que más nos han conmovido frente a la pantalla, películas para llorar (románticas y dramas) que no se te olvidarán.
Una selección de películas para llorar a moco tendido. | Imagen de: George Coletrain / Unsplash.

 

Si el espíritu del cine radica en su capacidad de emocionar, no puedes perderte estas películas para llorar, tanto románticas como dramas. Porque cuando nos sentamos ante la pantalla no siempre queremos evadirnos, sino también que nos toquen la fibra.

La historia del cine ha dado grandes películas que nos hacen empatizar con el sufrimiento de sus protagonistas. Estos son los mejores directores, las mejores actuaciones y las mejores escenas del cine lacrimógeno en 20 películas.

El género: películas románticas y dramas

Aunque podemos llorar en otro tipo de géneros como el thriller o, incluso, en las comedias, las películas románticas y los dramas son las que más lágrimas han hecho derramar. Esto es así porque su función es buscar la empatía del espectador con los personajes, sus historias y su sufrimiento.

Para ello se utilizan varios recursos: una simple melodía puede tocarnos el corazón hasta hacernos llorar como magdalenas, pero también una actuación sublime o un guion efectivo y lírico. Lo demás, es la magia del cine.

El género romántico define aquellas películas cuyo argumento gira en torno a las expresiones de amor. Sobre todo en el cine más actual, suelen seguir un esquema basado en el enamoramiento, la aparición de dificultades para la conquista del amor, y la resolución en un sentido positivo o negativo.

Antes las dificultades de los amores imposibles, el espectador conecta con el sufrimiento del personaje, y queda cruelmente a merced de los acontecimientos.

El drama es uno de los géneros estrella del cine porque despierta su lado más humano: su capacidad para conmover, empatizar y emocionar. Suele retratar el sufrimiento del alma humana ante la injusticia colectiva (racismo, opresión, discriminación, machismo) o el dolor individual (accidentes, fracaso, crueldad del destino, engaños).

Suelen tener un final trágico, ante lo cual aumenta sustancialmente la cantidad vertida de lágrimas y mocos.

30 películas para llorar a mares

Tanto el género romántico como el dramático se han revelado como muy efectivos desde el inicio mismo del cine, así que hay un largo historial de películas que a lo largo de las décadas nos han hecho llorar. Estos son algunos de los más relevantes.

1. Lo que el viento se llevó (1939)

El director Victor Fleming llevó por primera vez a la gran pantalla un drama épico que acabó convirtiéndose en una de las mejores películas de la historia: Lo que el viento se llevó. Queda para la memoria del espectador la apasionada historia de amor de Clark Gable y Vivien Leig, o sea, la caprichosa Scarlett O’Hara y el arrogante Rhett Butler.

Con la guerra de secesión norteamericana de fondo, el espectador asiste a una melodramática historia de amor que conmueve, pero es solo uno de los muchos dramas particulares de una película en torno al desastre de la guerra y la esclavitud.

2. Bambi (1942)

Bambi nos conecta al instinto más primario, el vínculo de los niños con su madre. La belleza de sus imágenes en una época donde el desarrollo tecnológico era aún escaso para la animación infantil, se ha convertido en un clásico eterno que resiste al paso de los años.

Y el visionado una y otra vez no impide que se sigan derramando lágrimas al empatizar con el sufrimiento del pequeño Bambi, traumatizado tras la muerte de su madre.

3. Qué bello es vivir (1946)

Frank Capra dirigió este lacrimógeno drama navideño ejecutado por un maravilloso James Steward. En este caso, además de su interpretación, conmueve por la belleza de su guion, que cuenta la historia de un hombre cualquiera que quiere suicidarse por Nochebuena tras haber renunciado a sus sueños.

Frank Capra toca el corazón del espectador con la aparición del ángel de la guarda, interpretada por Henry Travers, que muestra al protagonista como sería la vida de la gente a la que ha ayudado si él no hubiera existido.

4. Love Story (1970)

Este melodrama marcó una generación por lo trágico de la historia, que pone al espectador en una de las situaciones más dramáticas imaginables: cuando la muerte rompe el amor en su juventud.

Love Story, dirigida por Arthur Miller, presenta la conquista del amor de dos personas de diferentes clases sociales y su desafío a la enfermedad terminal de ella. El personaje de Jenny nos dejó una frase para la historia del cine cuando en la cama del hospital antes de morir le dice a su chico: “Amar significa no tener que decir nunca lo siento”.

5. Kramer contra Kramer (1979)

Ganadora de cinco Oscars, esta película también derramó muchas lágrimas por lo cruel de su situación: en esta ocasión, un padre interpretado por Dustin Hoffman se hace cargo de su hijo cuando su esposa, interpretada por Meryl Streep, los abandona. Años después, la madre regresa en busca de su hijo.

Más allá de la trama judicial, pues la madre acude a los tribunales para recuperar al niño, la película reflexiona sobre la relación entre el padre y el hijo que, a fuerza de la necesidad, va pasando del rechazo al amor incondicional.

6. E.T. (1982)

Steven Spielberg se metió en el corazón de la gente con esta bellísima película en pleno boom del cine fantástico. La historia despierta los sentimientos más humanos tras el miedo y la incomprensión del encuentro con lo desconocido.

El protagonista, un niño llamado Elliott se encuentra con un extraterrestre que quiere volver a su casa. Ambos viven aventuras entrañables mientras intentan escapar de la persecución de los científicos y la policía. Muchos consideran que el final, cuando ET se separa de Elliott àra volver a casa, es la escena más emotiva de la historia del cine.

7. El color púrpura (1985)

Esta película rodada también por Steven Spielberg plantea el drama social de una chica afroamericana embarazada de su padre y vendida como esclava a un maltratador. Es desgarrador el momento en el que la separan de su hermana Nettie.

Las peripecias de Celine, obligada a sobrevivir en un mundo de discriminación y crueldad, expresa a través de la tragedia individual el drama colectivo, concienciando sobre lo abyecto de la esclavitud y el racismo. Cuenta con la maravillosa interpretación de Whoopi Goldberg, nominada al Oscar y ganadora del Globo de Oro. 

8. Memorias de África (1985)

Sydney Pollack dirigió este drama memorable interpretado por Rober Redford y Meyl Streep que tuvo todo los ingredientes para llevarse siete Oscars, entre otros el de mejor guion adaptado y mejor película.

Basada en una novela autobiográfica, la película se basa en la turbulenta historia de amor de un cazador y la directora de una plantación de café en la época del imperio británico en África. El amor es pasional, pero ella necesita un compañero fiel y él es un aventurero. El final trágico asegura llanto a raudales.

9. Ghost (1990)

Patrick Swayze y Demi Moore protagonizaron una de las parejas más atípicas del cine romántico: la del fantasma de un chico y su amada. Ghost ganó un Oscar al mejor guion original, otro para la actriz secundaria Whoopi Goldberg, y el corazón de toda una generación con una historia triste y entrañable.

La película es la historia de un chico que muere y su espíritu queda atrapado entre dos mundos, siendo consciente de que ha muerto. Además de intentar resolver el misterio de su propio asesinato, trata de mantener la historia de amor con su pareja Molly.

10. Corazón indomable (1993)

Según los MTV Awards, Christian Slater y Marisa Tomei se dieron el mejor beso de 1993 en la película Corazón Indomable, una romántica y dramática película en la que él salva a la chica de una violación y comienzan una relación llena de dificultades.

La película reflexiona sobre el poder que tiene el amor para cambiar a las personas, pues ella es una persona traumatizada por el incidente, y él es un introvertido chico marcado por el sufrimiento del pasado. Ambos conocen a través del amor la magia de la vida… hasta que los violadores vuelven para vengarse del chico.

11. Forrest Gump (1994)

Una de las películas que todos tenemos grabada a fuego en nuestra memoria, con una de las escenas más populares: Tom Hanks, en el papel de un joven que de pequeño llevaba aparatos ortopédicos en las piernas, corre desesperadamente en una maratón alrededor del mundo para buscar a su amada.

Forrest Gump es una de las películas más bellas del cine porque pone ante el espectador la historia de superación y su inocente búsqueda del amor. Ganó varios Oscars, entre los cuales mejor actor, mejor guion y mejor película.

12. Los puentes de Madison (1995)

Acostumbrados a ver a Clint Eastwood como un tipo duro en las películas del oeste y la saga de Harry el sucio, a muchos sorprendió su magistral ejecución de un drama romántico que con los años se ha convertido en un clásico.

En este film hace dueto con Meryl Streep ambos interpretan una historia de amor entre una ama de casa y un fotógrafo, cuya historia de amor, rebasando el límite de lo prohibido porque ella está casada y con hijos, se acaba convirtiendo en una aventura apasionante de cuatro días que les cambiará la vida.

13. La vida es bella (1997)

Sin duda una de las películas más queridas por el público por su innovadora capacidad de mezclar comedia y tragedia en una irónica a la vez que cruel forma de describir el drama del holocausto nazi. Ganó sietes Oscars, entre otros a la mejor película.

El público se conmueve durante la película por los intentos de un padre judío (Roberto Benigni) de explicar a su hijo la realidad del campo de concentración donde se encuentran como un juego. El cruel desenlace del juego justo antes que los americanos liberen el campo es una de las escenas más desgarradoras que se recuerdan.

14. Titanic (1997)

Durante muchos años fue la película más taquillera del cine, sigue siendo una de las más populares, y para algunos la mejor de la historia. La historia de amor de un bohemio artista de clase baja con una chica de la alta sociedad es el telón de fondo para rescatar la histórica catástrofe del transatlántico Titanic.

La sensualidad que transmiten Leonardo di Caprio y Kate Winslet, enfrentada con la trágica realidad de su final, en una maravillosa escena en la que tratan de sobrevivir al naufragio agarrados a un pedazo de madera, hizo saltar las lágrimas a millones de personas.

15. La milla verde (1999)

Esta es una de esas películas en las que el drama personal traspasa la esfera personal y se convierte en una reflexión sobre las condiciones sociales y humanas.

Es la historia de un viejo oficial (Tom Hanks) que recuerda cuando dirigía un penal para sentenciados a muerte. Allí tenía entre sus presos a un ser con poderes sobrenaturales, que conmueve al público por tratarse de una personalidad bondadosa enfrentada injustamente (al final se revela que es inocente) a un mundo cruel.

16. American History X (1999)

Otra película de crítica social que caló mucho entre la generación joven del momento fue American History X, una reflexión en torno a la mezcla de racismo y pobreza en Estados Unidos.

La película es mucho más: aborda el cambio interior de un joven que, a través del contacto con la realidad mientras está en la cárcel, se rehabilita y pasa de ser el líder de una banda nazi que organiza palizas a los negros a un pacífico joven que trata de salvar a su hermano de su mismo destino. El desenlace es desgarrador.

17. El pianista (2002)

Adrien Brody hace el papel de su vida en un drama histórico que se convirtió en una de las mejores películas sobre el nazismo. La belleza de sus imágenes, el rigor histórico y una interpretación brutal la convierten en un clásico. Más allá del contexto histórico es una reflexión acerca del sufrimiento y el alma humana.

Brody da vida al prototipo del judío que en los años treinta y a las puertas de la segunda guerra mundial trata de sobrevivir a la caza de judíos de los nazis. Algunas escenas, como el abuelo que los nazis tiran por el balcón o la pelea de dos hombres por un bote de lentejas, hielan la sangre y tocan lo más profundo del alma.

18. Mar adentro (2004)

El genio de Alejandro Amenábar se puso al servicio del drama con un retrato melancólico y conmovedor de la trágica historia de Ramón Sampedro, un hombre con tetraplejia que fue pionero en la lucha por el derecho a morir.

Javier Bardem borda una interpretación magistral poniéndose en la piel de Sampedro y transmitiendo su entrañable mezcla de sufrimiento y optimismo. Le acompañan Belén Rueda en el papel de la abogada que le ayuda, y Lola Dueñas como Rosa, su amiga incondicional. La escena de su muerte filmada son cuatro minutos escalofriantes.

19. Crash (2004)

La película Crash, además de ser una película tierna y conmovedora, creó una tendencia a explicar dramas cruzados que conectan en un punto. Su original guion y la actuación coral de grandes figuras como Don Cheadle, Sandra Bullock, Matt Dillon, Chris Bridges y Brendan Fraser le hicieron ganar el Oscar a mejor película y mejor guion.

Las historias personales de varios personajes con sus circunstancias concretas se acaban cruzando en un drama colectivo que reflexiona sobre el racismo y la discriminación y se acaba convirtiendo en una ácida crítica a la sociedad norteamericana.

20. El diario de Noa (2004)

Es quizá el más conseguido de los dramas románticos juveniles de los últimos años, contado de forma original y narrado con un ritmo adecuado por su director Nick Cassavetes, la cinta sabe tocar el corazón del espectador en los momentos adecuados.

Sus adeptos nunca olvidarán la magia de la pareja Ryan Gosling-Rachel McAdams en el papel de Noah y Allie, dos jóvenes de clases sociales diferentes que primero son apartados por sus padres y luego separados por la guerra. Sin embargo, antes viven su historia de amor en un verano apasionado.

21. Milion dollar Baby (2004)

Clint Eastwood se hizo con los elogios de crítica y público en esta película que le marcó el camino para luego realizar otras obras (como Gran Torino) con el mismo planteamiento: un hombre malcarado y reservado despierta a la vida por la llegada de alguien que le enseñará el valor de la amistad.

En este caso, es alguien es una joven apasionada por el boxeo (Hilary Swank) que admira a un viejo entrenador (Clint Eastwood) que primero le desprecia por ser mujer y luego, de forma natural, asume un papel paternal ante un alma llena de sufrimiento. El desenlace de la película es tan tierno como duro: imposible no llorar a mares.

22. Hotel Rwanda (2005)

La tragedia histórica llevada a la gran pantalla asume dimensiones dramáticas y épicas en este film magistral y crítico, pues además de retratar con crudeza y realidad la guerra civil en Rwanda pone en cuestión el papel de la comunidad internacional ante aquel genocidio.

La película nos permite descubrir, además, un monumental Don Cheadle en el papel de un hombre que ayuda a salvar vidas ante la pasividad de las organizaciones mundiales. Su argumento, que recuerda a la mítica La lista de Schindler, nos enfrenta a lo peor del alma humana y nos pone ante el espejo.

23. Posdata Te Quiero (2007)

En este drama romántico se vuelven a cruzar el amor y la muerte y lo hace con un renovado aire fresco al que dan aliento Hilary Swank y Gerard Butler. A pesar de algún exceso melodramático, es efectivo para su público.

Está orientada a un público adolescente que queda prendado de una historia original y cruel pero romántica: el personaje de Hillary Swank sigue aferrada al amor incondicional por su marido tras la muerte de este, que le dejó varias cartas con una misma posdata: “Te quiero”.

24. Siete almas (2008)

Esta película garantiza llanto y angustia a raudales, pues es una de esas películas cuyo destino de los protagonistas penetra en lo más hondo del alma del espectador. La empatía se debe a un guion original, una narración rítmica y profunda, y una brillante interpretación a cargo de Will Smith y Rosario Dawson.

Lo que hace este filme tan eficaz es que el personaje de Will Smith esconde un secreto que solo se descubrirá al final. Entretanto se enamora del personaje de Rosario Dawson y su apasionada historia que hará tambalear sus planes. La muerte como prueba del amor nos hace llorar como nunca en los minutos finales.

25. Camino (2008)

Esta película de sello español también logro mover los sentimientos más compasivos hacia el personaje, en este caso real, de Alexia Gonález-Barros, una niña con un tumor terminal que descubre el amor y mantiene sus fuertes convicciones religiosas.

Javier Fesser dirigió con mano maestre esta trama emocional en la que lo humano y lo real se mezcla con lo místico y trascendental y nos hace reflexionar acerca de la vida y la muerte, el dolor y el sufrimiento, y al fin, en el triunfo del amor y lo fugaz de la existencia.

26. Siempre a tu lado. Hachiko (2009)

A veces los animales consiguen despertar lo más profundo de nuestros sentimientos y, en este caso, la entrañable fidelidad de un perro hacia la ausencia de su dueño muerto nos llega al alma y nos hace llenar de lágrimas varios paquetes de clínex.

Richard Gere protagoniza el papel de dueño de un perro, Hachiko, con quien mantiene una relación muy estrecha. El perro compaña cada día a su amo en el viaje a la estación para ir a trabajar, una lealtad que se ve inquebrantable a pesar de la muerto del hombre.

Al espectador se le quiebra el alma viendo como el perro sigue en la estación durante años y años, mientras su estado se va deteriorando esperando que su amo regrese.

27. Precious (2009)

Cuando todas las desgracias del mundo se ceban con una persona, y esta historia está narrada con la maestría de Precious y el talento interpretativo de Gabourey Sidibe, es imposible no empatizar hasta el llanto más desconsolado.

Esta película es una crítica social centrada en la figura de Precious, una adolescente analfabeta y obesa que además de sufrir el rechazo por su condición física y racial, se queda embarazada de su propio padre y da a luz a un hijo con síndrome de Down. A pesar de tenerlo todo en contra, Precious lucha por su felicidad.

28. Lo imposible (2012)

Antonio Bayona se hizo un nombre en la élite del cine gracias a la angustiosa narración de la lucha de una familia por reencontrarse después del tsunami que arrasó la costa tailandesa en 2004. Ewan McGregor y Naomi Watts protagonizan una actuación de lujo en el papel de los padres que buscan a sus hijos tras la inundación.

Las brutales imágenes del tsunami, con unos efectos especiales y un ritmo narrativo vertiginosos, dejan sin aliento al espectador para sumirlo, luego, en una angustia permanente por la lucha contrarreloj de unos padres para encontrar a sus hijos vivos.

29. 12 años de esclavitud (2014)

El drama de la esclavitud en el sur de Estados Unidos ha sido retratado en muchas películas, y pocas con tanta dureza y sensibilidad como en 12 años de esclavitud, la historia de Solomon Northup, un negro libre que lucha por recuperar su libertad después de que sea vendido como esclavo a un terrateniente.

Las duras condiciones de vida a las que es sometido y la tiranía de los esclavistas nos pone el corazón en un puño y trasciende al contexto de la época: es una crítica mordaz a cualquier forma de discriminación y un grito desesperado por la libertad y la dignidad del hombre.

30. Amor (2013)

El maestro del terror psicológico Michael Haneke se reveló también como un narrador sensible y brillante en el terreno del drama y el romance. En este caso, el género romántico pierde todo exceso melodramático y se convierte en una historia cruda y sincera: la del amor de dos abuelos puesto a prueba por la enfermedad.

El valor del amor en situaciones límite se pone de manifiesto cuando la mujer sufre una hemiplejia que la deja incapacitada en la cama, y su marido debe cuidar de ella. La sola imagen del cadáver de Anne cubierto de flores en su apartamento nos descoloca, y nos introduce en una película compasiva sin ningún tipo de compasión.

Comentarios