Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Las 20 películas japonesas de terror que debes ver

Una de las grandes bazas del cine asiático es el terror psicológico. Repasamos las mejores películas.
Escena de Battle Royale, exponente del terror japonés. | Youtube.

 

La isla del Sol Naciente exporta al mundo una cultura única en su estilo, y si algo saben hacer muy bien es ponernos a temblar con sus películas japonesas de terror psicológico que mezclan fantasmas, maldiciones y mucho misterio, por lo que recopilamos en este artículo, los mejores ejemplos del terror asiático.

Los japoneses ven en su cultura su espada más afilada y en el cine, una de sus armas preferidas para pasar el tiempo.  Desde hace muchísimos años los nipones hacen cine de calidad, tienen una gran cantidad de directores, guionistas, actrices y actores, entre otras tantas figuras, que nada le envidian a otras potencias de lo audiovisual.

Pero el cine japonés, uno de sus mejores exponentes son las películas de terror psicológico. Solo pónganse a pensar en un segundo en todas aquellas cintas del terror asiático que le han movido el piso, seguro que más de una proviene de Japón. Para que disfrutes la máxima calidad de estas historias, te dejamos una lista de las mejores recomendaciones en el género de terror.

20. Llamada Perdida (2003, Takashi Miike)

Diferentes personas empiezan a recibir misteriosos mensajes de voz en sus teléfonos móviles, se trata de ellos mismos describiendo cómo será su muerte en un futuro cercano. Los sobrevivientes a estas llamadas empiezan a investigar el origen de estos extraños asesinatos.

La premisa de la película de Takashi Miike es bastante sencilla y a su vez ataca el creciente fenómeno que empezó en aquella época: el uso excesivo de los teléfonos móviles, así como la obligación de portar uno para cada persona en cualquier parte del mundo.

 

La película de terror psicológico nos mantiene en constante tensión, además de jugar con el espectador con un elemento muy valioso, como lo es el audio. Ya que las víctimas solo pueden escuchar el momento de su muerte, no sabremos exactamente qué le ocurrió hasta que llegue la hora y fecha marcada por el mensaje de voz.

El éxito de esta cinta se expandió más allá de Asia, incluso, para el año 2008, Hollywood sacó su propia versión que contó con el protagonismo de Edward Burns y la mexicana Ana Claudia Talancón.

19. El Club del Suicidio (2001, Sion Nono)

Esta película de terror psicológico abre con el suicidio masivo de 54 estudiantes a las vías de un tren que viene a toda velocidad en el centro de Tokio. Los pedazos de extremidades saltando hacia los testigos, así como los litros de sangre que golpea las ventanas, las paredes y los rieles del tren impactan de la forma más gore como sea posible en el ojo del espectador.

 

El Detective Toshiharu Kuroda (interpretado por Ryo Ishibashi) tendrá la ardua tarea de averiguar el origen del suicidio colectivo, lo que le llevará a averiguar misteriosas inmolaciones realizadas en diferentes puntos de Japón. La historia avanza a medida de que aparecen suicidios cada vez más espantosos y llenos de sangre, típico del cine del terror asiático.

Jisatsu sâkuru (título en su idioma original) fue escrita y dirigida por Sion Nono, un cineasta y poeta japonés con atractivo por lo oscuro. Esta fue una de sus obras icónicas junto a otras conocidas como Strange Circus (2005) o la polémica ¿Por qué no jugamos en el Infierno? (2013).

18. Tales of Terror: Haunted Apartment (2005, Akio Yoshida)

Esta película, que no tuvo lanzamiento oficial en España ni en Latinoamérica, aterrorizó a Japón, Tailandia, Singapur y el resto de Asia con una leyenda popular nacida en el seno de los barrios nipones.

Aimi (Mei Kurokawa) se muda junto a su padre (Yoshihiko Hosoda) a un apartamento en un viejo edificio, donde rápidamente aprenden que ahí las cosas no son normales. El conserje le advierte a Aimi y a su padre sobre un toque de queda a partir de la medianoche, así como otras reglas: nadie se puede mudar, si no hay nadie nuevo que entre. Lo que no sospechan los recién llegados es que si llegan a romper alguna de estas reglas, les espera el castigo del fantasma de la hija del constructor del edificio.

 

Así, la protagonista empieza a averiguar cómo romper la maldición y conocer más aún a la pobre alma atormentada que va asustando a los vecinos que viven en esa comunidad. A medida de que avanza la búsqueda de Aimi, vemos las diferentes muertes de aquellos que se atreven a desafiar al fantasma del viejo edificio.

Este es uno de los capítulos de la serie de Tales of Terror from Tokio and all over Japan, donde el director Akio Yoshida se nutre de una serie de leyendas urbanas y cuentos del folclore nipón, para lograr en la pantalla grande, los relatos más escalofriantes.

17. Tokyo Gore Police (2008, Yoshihiro Nishimura)

Una mezcla de acción, ciencia ficción de Serie “B”, humor negro y litros de sangre a nivel gore, nos da como resultado este film que recorrió con éxito las carteleras asiáticas y diferentes festivales de cine por el mundo.

Ruka (interpretada por Eihi Shiina) es un miembro de la fuerza armada policial privada que trabaja en un Japón futurista. La aguerrida policía descubrirá pistas que le llevarán al asesino de su padre, por lo que tendrá que seguirlas para lograr su preciada venganza, sin embargo, en el camino deberá enfrentarse a criminales mutantes conocidos como ingenieros.

 

El film nos muestra una serie de muertes absurdas, exageradas y con cientos de extremidades cortadas por un arma u otra, desde una espada samurai, hasta una escopeta que dispara puños humanos,  la imaginación del director Yoshihiro Nishimura se desata en la pantalla grande al ritmo de la violencia de este relato lleno de acción.

16. Pulse (Kairo) (2001, Kiyoshi Kurosawa)

Después de que uno de sus amigos se suicidara, empiezan a suceder extraños fenómenos a un grupo de jóvenes residentes de Tokio. Uno de ellos tiene la visión de su amigo muerto en las sombras del muro, mientras que el ordenador de otro de sus amigos, muestra imágenes fantasmagóricas. Así, empiezan a descubrir que los espíritus intentan conquistar el mundo de los vivos, a través de la Internet.

 

El director y escritor de esta película, Kiyoshi Kurosawa, juega con el espectador a través de imágenes y sonidos sugerentes, manteniendo una tensión constante durante toda la película, para tener a la audiencia preguntándose cuál es el origen de estos misteriosos espectros, además de plantear una preocupación en la Japón de principios del Siglo XXI: ¿Hasta dónde es capaz de llegar Internet?

Este film tuvo especial éxito en Europa, en países como Italia, donde recaudó gran porcentaje de sus ganancias. Tal fue el impacto de esta película, que cinco años más tarde el mismísimo Wes Craven la rehiciera para la versión de Hollywood, con un marcado estilo de slaughter.

15. Dark Water (2002, Hideo Nakata)

Yoshimi (interpretada por Hitomi Kuroki) lucha por empezar una nueva vida junto a su hija, después de haber pasado por un traumático divorcio. Desafortunadamente, los retos de ser una madre soltera y de luchar por la custodia de su hija, en una batalla legal, se complican cuando se muda a un apartamento inundado por una misteriosa gotera que llena la casa de agua y trae la aparición de una pequeña niña.

No solamente el apartamento está lleno de misterios, sino el resto del edificio y sus habitantes tienen un halo intrigante, que mantendrá a nuestra protagonista en la difícil lucha contra la maldición que le rodea, así como intentar mantener a salvo a su hija, ante la fantasmagórica amenaza que se acerca a ellas.

 

Este fue el segundo gran éxito en la taquilla asiática de Hideo Nakata, quien ya había aterrorizado al mundo con The Ring (1999), y le valió la atención de Hollywood, que lo contrató para hacer la versión estadounidense (2005) con Jennifer Connelly como protagonista, aunque fuera dirigida por el brasileño Walter Salles.

Esta historia pertenece a la serie de novelas de terror escritas por Koji Suzuki, quien es el autor además de la muestra literaria de El Círculo, que serviría de inspiración para las películas de Nakata.

14. El Tenebroso Juego del Escondite (2010, Masafumi Yamada)

Realmente esta película de terror asiático no tiene una traducción exacta, de hecho su versión en inglés Creepy Hide and Seek no le hace honor al tema esta historia, aunque se acerca bastante a la intención del relato, ya que en las secundarias de Japón se ha puesto de moda jugar al escondite con un fantasma, que les cazará hasta asesinar a los participantes en tal escalofriante actividad.

 

Por supuesto, bajo este título, no pueden faltar los litros de sangre, una constante amenaza de parte del fantasma asesino y persecuciones que terminarán muy mal para algunos personajes de la película, dirigida por Masafumi Yamada, quien también estuvo encargado de la adaptación del manga  Corpse Party (2015).

Esta película tuvo tanto éxito en Japón, que tuvo la oportunidad de aumentar sus historias en una segunda entrega, que continuó mostrando el macabro juego que hacía desaparecer a los estudiantes que querían formar parte de esta actividad.

13. 2LDK (2003, Yukihiko Tsutsumi)

Nozomi (Eiko Koike) y Lana (Maho Nohami) comparten un apartamento en Tokio. Ambas audicionaron para el mismo papel en una película, y acaban de enterarse de que la lista de candidatas se ha reducido hasta ellas dos. Mientras que esperan por la noticia de quién obtendrá el papel, sus personalidades estallan hasta chocar en una batalla sin cuartel.

Con esta simple premisa, en la que solo hay dos actrices en escena, explota una de las películas de terror más interesantes salidas de Japón, por supuesto, con toques de humor y drama, que le dan un balance muy interesante a una obra minimalista dirigida por Yukihiko Tsutsumi.

 

La batalla entre las aspirantes a protagonistas del ficticio film, incluirá cualquier tipo de tortura que hay en la mano en casa, aunque la acción comience con una cena pacífica, se va desarrollando hacia el enfrentamiento con objetos punzantes, químicos e incluso fuego, con tal de desfigurar a la rival.

12. Strange Circus (2005, Sion Sono)

El cineasta Sion Sono volvió a la pantalla grande, cuatro años después de su gran éxito con El Club del Suicidio y en esta oportunidad incluye dos grandes pasiones en un nuevo relato de terror psicológico, como lo es la poesía y el erotismo.

Mitsuko (Masumi Miyazaki) accidentalmente ve a sus padres teniendo sexo, pero su pervertido padre le fuerza a ver cómo penetra a su madre. En un ataque de morbo, el padre viola a su hija y luego le obliga a tener relaciones con su propia madre.

 

Así empieza una enfermiza relación familiar que está rodeada de asesinatos y suicidios… realmente, esta historia es escrita por la poetisa Taeko, quien está condenada a pasar el resto de sus días en una silla de ruedas. Sin embargo, su ayudante Yuji (Issei Ishida) descubrirá el tormentoso pasado de su jefa ¿Será real la historia que cuenta en su libro?

La polémica película se metió entre las favoritas de la audiencia asiática, utilizando recursos surrealistas, métodos de tortura y mucha violencia sexual para lograr este estridente relato.

11. Schoolgirl Apocalypse (2011, John Cairns)

Una jovencita (Rino Higa) se ve atrapada en un mundo de brutales asesinatos. Ella deberá luchar por sobrevivir contra zombies, una hermosa sociópata y su propia locura. ¿Cómo empezó el apocalipsis? ¿Logrará ella averiguarlo? Esta es la historia, tan sádica como cruda, de la película dirigida por John Cairns.

El cineasta foráneo a Japón, logró colar su film entre los más populares de Japón, al jugar con una figura popularmente conocida como es la de la tímida estudiante que debe combatir contra obstáculos mucho más grande que ellas para seguir adelante.

 

La película cuenta con cruentas escenas de tortura, así como muchos efectos gore, ataques de zombies y un escenario apocalíptico, en el cual la esperanza escasea entre los sobrevivientes de este mundo.

10. Onibaba (1964, Kaneto Shindo)

Dos mujeres asesinan a un samuari e intentan vender sus posesiones para ganarse la vida. Mientras que una de ellas está teniendo una aventura con su vecino, la otra se encuentra a un misterioso ente que viste de samurai y usa una extraña máscara.

Esta es de las películas clásicas del terror japonés, donde el cine de la época de los ‘60 revisiona con mucho orgullo la historia de sus antepasados, así como rescataba los valores de los tiempos de los samuráis. La palabra Onibaba responde a la historia del folklore nipón con el origen en Oni al referirse al término con el que se acotan a los demonios de las leyendas, en este caso, habla de un espectro en forma de anciana que aparecía en el campo para devorar a los humanos.

 

Aunque de por sí, el término se expande en muchas historias de la cultura ancestral japonesa, el director Kaneto Shindo se centró en la historia de estas dos mujeres que enfrentan al demonio. El cineasta nipón fue conocido por trabajar hasta los 98 años y por escribir más de 200 películas. Este film de terror y drama, fue una de las 45 películas que dirigió. La puedes conseguir integra (y legal) en plataformas online como Youtube.

9. Gozu (2003, Takashi Miike)

Si hablamos de películas de terror japonesas, no podemos dejar de pasar aquellas historias desarrolladas en el seno de la organización Yakuza, como lo es este trabajo dirigido por Takashi Miike.

Un soldado del Yakuza recibe la orden de matar a uno de sus mejores amigos dentro de la organización, al cual tiene que conducir hasta las afueras de la ciudad, para realizar su posterior ejecución. Sin embargo, el condenado desaparece en plena ruta y el resto del viaje se vuelve surreal, retorcido y una experiencia terrorífica para el protagonista.

 

El cineasta Miike es bastante conocido en Japón por sus films de acción y crimen, pero para esta película decidió involucrar elementos del cine de terror, así crear un relato único entre su repertorio. Aunque no sería la primera vez que el director japonés aterrorizara al público, ya lo había hecho en 1999 con su famosa Audition.

Esta película de terror psicológico gozó de una maravillosa reputación más allá de Japón, con su paso firme por festivales de cine como Cannes o el prestigioso evento para films de género como es Sitges.

8. Love Ghost (2001,  Kazuyuki Shibuya)

Una de las mejores adaptaciones cuando se trata de ir desde las páginas de un manga hasta la gran pantalla, llevada a cabo con sencillez, para dar como resultado una de las películas más escalofriantes del cine japonés.

La familia de la adolescente Midori (Lisa Goto) se muda de vuelta a la ciudad donde ella vivió su infancia y le causa mucha alegría descubrir que su amigo Ryusuke aún vive en la misma comunidad. Sin embargo, una serie de pesadillas, le llevará a confundir la realidad con la fantasía, además de plantearle varias pistas en una serie de tragedias en su instituto.

 

El escritor del manga original, Junji Ito, ha servido de fuente para varios cineastas, así como sus diferentes obras han sido adaptadas para el cine. Sin embargo, ninguna ha tenido un impacto tan escalofriante en la audiencia, como esta película que juega con sonidos, luces y mucha tensión, alrededor de una historia tan sangrienta como surrealista.

7. Battle Royale (2000, Kinji Fukasaku)

Otra adaptación de la literatura a la gran pantalla que tuvo un éxito más allá de las fronteras de Japón, se trata de Battle Royale, inspirada en la novela de Koushun Takami y que viajó por todo el mundo, destacando con premios internacionales.

Un grupo de estudiantes japoneses son enviados a una isla desierta por decreto del gobierno, para competir en el Battle Royale. Los jóvenes tienen la misión de matarse los unos a los otros, hasta que uno sobreviva… o que todos mueran. Algunos deciden jugar con las reglas para satisfacer sus deseos de adrenalina, mientras que otros intentarán salir de la isla sin utilizar la violencia.

 

Esta película mezcla elementos de aventuras y ciencia ficción, sin embargo, sus muertes crueles y sádicas, además de los tensos momentos de cacería entre los estudiantes, la convierten en una de las mejores exponentes del cine de terror provenientes de Japón.

Tres años más tarde aparecería una segunda entrega de la cinta de exterminio estudiantil, sin embargo, no gozó del mismo éxito que tuvo su predecesora de terror asiático.

6. Noriko’s dinner table (2005, Sion Sono)

El cineasta y poeta japonés, Sion Sono, volvió a colocar otra película en este conteo del cine de terror proveniente de Japón. En esta oportunidad, con una historia desarrollada desde el universo de “El Club del Suicidio”.

 

Una adolescente (Kazue Fukiishi) huye de su familia en Tokoyama para conocer a Kumiko (Tsugumi), la líder de un club de Internet para jóvenes desesperados. La chica se verá involucrada con el círculo familiar de Kumiko y a medida de que avanza la historia se torna más oscura, después del suicidio de 54 estudiantes a las vías del tren.

El terror psicológico también forma parte de esta película, que tuvo un paso firme por diferentes festivales de cine por todo el mundo, como República Checa, Alemania, Corea del Sur, Canadá y por supuesto, Japón, dónde además le fue bastante bien en taquilla.

5. Cure (1997, Kiyoshi Kurosawa)

Antes de su éxito con Pulse en el 2001, el cineasta Kiyoshi Kurosawa se atrevió a realizar una adaptación de su propia novela a la pantalla grande, que tuvo una buena repercusión entre el público y se coló entre las mejores películas de terror psicológicas de Japón.

Un frustrado detective (Koji Yakusho) se verá involucrado en intentar resolver una serie de sangrientos crímenes, realizados por personas que no recuerdan haber hecho en el momento del asesinato. La única conexión entre esta cadena de homicidios será una “X” marcada en el cuello de las víctimas.

 

La historia nos llevará a acompañar al detective a elaborar la investigación, bajo un tenso clima, además de ser testigos de los más sangrientos asesinatos en la pantalla grande de Japón.

Esta película no solamente tuvo un gran éxito entre la crítica y el público, además influyó a una serie de cineastas por todo el mundo, como el coreano Bong Joon Ho o el estadounidense Martín Scorsese que alabaron a la pieza de Kurosawa cuando salió al mercado.

4. Audition (1999, Takashi Miike)

Un viudo (Ryo Ishibashi) decide, por consejo de un amigo, hacer una audición a diferentes mujeres para que sean su próxima esposa, sin embargo, la que él escoge (Eihi Shiina), no será tan dulce como aparenta serlo.

El cineasta Takashi Miike logra una gran adaptación de la novela original de Ryu Murakami, que lo pone en el top de las películas más terroríficas exportadas desde Japón. El director muestra la obsesión de la misteriosa chica por su nuevo esposo, lo que le lleva a realizar diferentes métodos de tortura, con tal de mantener a su amado a su lado.

 

Aunque el protagonista es Ishibashi, la actriz Shiina da muestras de un gran dote de sadismo con una dulce y diabólica sonrisa en sus labios. El film llegó a grandes festivales de género, como el Fantasporto celebrado en Portugal o el Chlotrudis Film Festival que se lleva a cabo en Nueva York.

3. The Ring (1999, Hideo Nakata)

Una periodista (Nanako Matsushima) y su ex esposo (Miki Nakatani) investigan un misterioso video que supuestamente mata a aquellos que lo miran, siete días después de haberlo visionado.

Este fue el primer gran éxito del cineasta Hideo Nakata, que lo llevó a la cima, no solo del cine de terror japonés, sino del mundo entero. La historia se desarrolla con la constante amenaza del espectro que sale de la pantalla de la televisión para tomar la vida de los desdichados que hayan visto la cinta maldita. Esta película es una adaptación de uno de los tantos relatos de la serie que escribió Koji Suzuki.

 

Su éxito internacional le llevó a conquistar la taquilla asiática, en países como Hong Kong donde impuso récord en recaudación para una película japonesa. Por supuesto, Hollywood no se quedaría de brazos cruzados ante tal maravillosa historia y realizó su propia versión con Naomi Watts en papel protagonista.

2. Kuroneko (1968, Kaneto Shindo)

El cine japonés está definido en muchos aspectos por el incansable trabajo de Kaneto Shindo en algunos géneros, pero las películas de terror tienen su mayor aporte con esta obra maestra del cineasta nipón.

Dos mujeres son violadas y asesinadas por soldados samuráis. Pronto reaparecerán entre los vivos, como fantasmas sedientos de venganza, por lo que seducirán y asesinarán brutalmente a los samuráis que en algún momento les atacaron.

 

“Kuroneko” significa literalmente “gato negro” en japonés, pero en el contexto de la película (cuyo título era originalmente más largo) se acerca a la traducción de “el misterio del gato negro”, que es una leyenda popular en la historia del folklore de Japón.

El cineasta nipón le sacó máximo provecho a este relato pueblerino para hacer una de las máximas referencias del cine de terror, por la creación de su oscuro ambiente, una historia de venganza y la tensión constante en esta película de terror psicológico.

1. La Maldición (2002, Takashi Shimizu)

El gran éxito de Japón en el terror mundial tiene a un niño y a una niña escalofriante como protagonistas de un relato que hizo saltar a más de uno en el cine, en casa o donde hubiera disfrutado de esta producción nipona.

Un misterioso y vengativo espíritu ataca a todo aquel que se atreve a entrar a la casa donde él reside. Cuando la asistente social Rika (Megumi Okina) es asignada a visitar una familia, es maldecida y perseguida por dos vengativos seres: Kayako (Takako Fuji) que fue asesinada brutalmente por su esposo y por su hijo Toshio (Yuya Ozeki). Cada persona que visita o vive en esa casa, termina muerta o desaparecida.

 

Este magnífico relato de terror mantiene a la audiencia a la expectativa de qué va a suceder en el siguiente segundo, por lo que las apariciones y la venganza de las almas en pena, serán el plato fuerte de la película.

El éxito obtenido por el cineasta Takashi Shimizu (quien además escribió el guión), le dio la oportunidad de ser reclutado por Hollywood para realizar un remake con Sarah Michelle Geller en plan protagonista.

Ambos trabajos gozaron de buena salud comercial, sin embargo, destaca que la producción norteamericana, con un presupuesto alrededor de los €8 millones, logró obtener en la taquilla mundial más de €167 millones.

Comentarios