Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

10 mujeres científicas que han cambiado la historia

Estas son las mujeres científicas con más peso en la historia de la ciencia. Con el tiempo se las ha reconocido como famosas e importantes.
Un retrato de 10 mujeres científicas que han cambiado el mundo. | Imagen de: Alfred Edward Chalon.

 

Las mujeres científicas han sido siempre a la vez genio y heroína, no solo por haber marcado hitos en la historia de la ciencia sino también por haber lidiado con todo tipo de dificultades en un mundo reservado para hombres.

  

Gracias a su empeño, estas mujeres legaron a la historia de la humanidad descubrimientos y aportaciones que han contribuido al progreso en varios campos.

 

Ciencia y mujeres importantes de la historia

La tragedia de Hipatia de Alejandría, filósofa, matemática y astróloga asesinada por una turba de cristianos en la antigua Grecia y cuya historia fue llevada a la gran pantalla por Alejandro Amenábar (Agora, 2009), revela el coraje que muchas mujeres a lo largo de la historia han tenido que añadir a su genio y su talento.

El mundo de la ciencia, como reino superior de la Razón, ha sido reservado históricamente a los hombres. Durante muchos siglos la concepción de la superioridad física e intelectual del hombre ha privado del acceso de las mujeres a la investigación.

Sin embargo, un puñado significativo de heroínas se han rebelado contra su destino.

En las civilizaciones antiguas aprovecharon la apertura de ciertas ciencias a las mujeres para su estudio, como lo demuestra que la propia Hipatia se convirtiera en referente y maestra en su sociedad. Pero el oscurantismo medieval les barró el paso, que poco a poco irían recuperando con la revolución científica y el avance de las ciencias naturales.

El acceso de las mujeres a la ciencia ha sido desigual en los últimos siglos, pero fue en aumento hasta que en 1903 Marie Curie se convirtió en la primera mujer en ganar un Premio Nobel, y afortunadamente la presencia femenina en el campo científico se ha ido normalizando. Su triunfo final, sin embargo, corresponde a muchas luchadoras y pioneras.

10 mujeres científicas famosas e importantes

¿Sabías que los primeros tratados sobre medicina de la mujer, el primer antídoto contra la lepra, los primeros pasos de la programación informática, y los descubrimientos pioneros en radiactividad y ADN se lo debemos a mujeres científicas?

Estos son algunos nombres de mujeres importantes de la historia que han ayudado al progreso y que, sin embargo, han quedado eclipsadas por hombres como Copérnico, Pasteur o Marconi.

1. Hipatia de Alejandría

Hipatia de Alejandría representa mejor que nadie la abnegación por la ciencia (se consagró a la investigación llevando una vida ascética) y el triunfo de la mujer en el pensamiento (se convirtió en maestra y referente intelectual de su sociedad).

Nació en Alejandría en el siglo IV y cultivó las ciencias exactas en varios campos como la astrología, la geometría y el álgebra, además de contribuir al desarrollo de la filosofía neoplatónica. Tiene el mérito de ser la primer mujer científica de la que se tiene constancia a través de documentos históricos, es decir, fue una pionera de su tiempo.

¿Que debemos a Hipatia? Entre otras cosas la invención del densímetro (instrumento de medición de la densidad de los líquidos) y el perfeccionamiento del  astrolabio (instrumento para ver la posición de las estrellas en la bóveda terrestre). Su asesinato la convirtió en una mártir de la ciencia.

2. Trota de Salerno

Aunque en la edad media el desarrollo de la ciencia era limitado y el acceso de las mujeres al conocimiento reducido a los conventos, el nombre de una mujer rompe con los esquemas: Trota de Salerno fue pionera en los inicios de la ginecología y la obstetrícia.

Vivió en el siglo XII y pudo formar parte de los estudiantes de la Escuela de Salerno, que representando una excepción en su época permitía el acceso de mujeres y marcaba la transición de la medicina cristiana a la medicina laica. En ese contexto Trota destacó como pionera en las bases científicas de la salud de la mujer.

En esos momentos, la ginecología era un campo poco desarrollado y los descubrimientos de esta mujer, plasmados en varios tratados, siguieron vigentes durante siglos como base para la disciplina. Entre sus aportaciones destacan la mejora de la prevención de infecciones y la reducción del dolor en los partos.

3. María Winkelmann

María Winklemann nació en Leipzig en 1670, y en 1702 se convirtió en la primera mujer que descubría un cometa. Durante esta época, junto a su marido Gottfried Kirch, desarrollaron numerosos avances en el cálculo astronómico que sitúo su institución, la Academia de las Ciencias de Berlín, al frente del panorama científico del momento.

Esta mujer demostró un empeño encomiable en su verdadera pasión, la astronomía, pues a pesar de que gracias a la educación de su padre había conseguido educarse igual que un hombre, y a pesar de demostrar un talento natural para las ciencias, María Winklemann estuvo siempre a la sombra de su marido recibió el rechazo de la academia.

María Winkelmann, mujer científica que destacó en la astronomía. | Imagen de: Camille Brown.

 

Cada noche, esta astrónoma tenía por costumbre mirar a las estrellas para hacer nuevas aportaciones en la disciplina. Sin embargo, cuando solicitó un cargo en la academia, le fue denegado por no poseer estudios universitarios (que estaban vetados para las mujeres).

4. Mary Anning

La juventud de esta mujer condenada a vivir en el anonimato de una familia pobre en un pequeño pueblo costero de la costa inglesa fue el premonitorio aprendizaje para convertirse en una reputada paleontóloga en el panorama científico mundial.

Cuando era niña, Mary Anning (nacida en 1799) bajaba por los afilados acantilados para recoger fósiles que después su padre vendía a los turistas. Su talento le hizo profundizar más y más en el mundo de la paleontología, hasta convertirse en la descubridora de los primeros esqueletos de ictiosaurio y plesiosaurio.

Además, Mary Anning hizo ricas aportaciones a la investigación sobre la prehistoria y las extinciones, y descubrió que los coprolitos eran en realidad heces de dinosaurios. Sin embargo, no se le permitió publicar por el hecho de ser mujer, y muchos investigadores varones se apropiaron de sus descubrimientos. 

5. Ada Lovelace

Augusta Ada King, condesa de Lovelace e hija de otra gran científica, Anne Isabella Noel, y el poeta Lord Byron, ocupa un puesto central en la historia de la ciencia por ser considerada, ya en el siglo XIX, la primera programadora informática.

Con una sólida formación académica en el campo de las ciencias exactas, esta mujer formó un tándem excepcional con Charles Babbage, creador de la máquina analítica que se considera el precedente del ordenador moderno.

Junto a él, la condesa de Lovelace desarrolló un complejo estudio acerca de la informática en el que se recoge el primer algoritmo destinado a ser procesado por una máquina: de ahí que se le considera la primera programadora. Además, su mérito está en ser la primera que predijo el potencial de los ordenadores más allá del cálculo numérico. 

6. Alice Ball

Hasta la aparición de los antibióticos en 1940, la única cura contra una enfermedad como la lepra era una inyección de un derivado de aceite que había inventado Alice Ball. Nacida en Seattle en 1892, esta química de profesión había roto esquemas siendo la primera mujer afroamericana en graduarse en la universidad, llegando incluso a un posgrado.

Mujer de un admirable ímpetu y coraje, Alice Ball entendía la ciencia como un medio para mejorar la vida de los demás. En su época, la lepra era una de las enfermedades más contagiosas y se extendía como una plaga causando un problema de salud pública que no tenía más solución que el aislamiento.

Por eso centró sus esfuerzos en la solución a esa enfermedad, y gracias a su talento desarrolló con solo 23 años un remedio a base de aceite inyectable. Murió un año después por causas desconocidas, y solo se ha reconocido su aportación 90 años después.

7. Marie Curie

Marie Curie representa el triunfo de las mujeres en el pensamiento: primera mujer en ganar el Premio Nobel y en ser profesora en la Universidad de París, y la primera persona en ganar dos Premios Noblel. Su talento arrollador desbordó los límites de su tiempo.

Se formó a caballo entre Varsovia y París. En 1903 ganó el Premio Nobel de Física por sus innovaciones en el campo de la radiación, y en 1911 el de Química por su descubrimiento de los elementos químicos del radio y el polonio (a este último le dio el nombre de su país de origen). Estos fueron solo algunos de sus múltiples aportes científicos.

Maire Curie, célebre inventora de la penicilina. | Imagen de: Youtube.

 

Sin embargo, durante toda su vida tuvo que luchar contra el estigma de ser una pionera científica, como lo demuestra la campaña mediática y popular contra su persona después de vincularla sentimentalmente con un científico casado. Una turba acudió enfurecida a las puertas de su casa mientras los periódicos la llamaban “rompehogares judía extranjera”.

Pero con el tiempo su talento se impuso, y en 1995 fue sepultada en el panteón de París como una de las mujeres famosas de la historia.

8. Rosalind Franklin

Aunque nunca ganó el Premio Nobel, Rosalind Franklin fue reconocida más tarde como una de las figuras centrales de la ciencia del siglo XX gracias a sus aportaciones en el campo de la genética. Murió a los 37 años por un cáncer de ovarios.

El conocimiento de la doble hélice del ADN en espiral se deben a los apuntes que durante años realizó esta científica nacida en 1920 en Estados Unidos. Esta había conseguido tomar imagenes de ADN por difracción en rayos X que inducían a pensar en la estructura helicoidal del mismo.

Con los años se reconocería el nombre de Watson, Wilkins y Crick (todos hombres, claro) en la descodificación del ADN, quedando el de Rosalind Franklin en la sombra. Se le reconoció mucho después, junto a sus increíbles aportaciones sobre la estructura molecular de los virus.

9. Jane Goodall

La figura de Jane Goodall ayudó mucho a normalizar la presencia de la mujer en la ciencia, pues su imagen como etóloga y antropóloga adquirió gran dimensión como mensajera de la paz en la ONU. Una de las mujeres famosas de la ciencia, su figura es conocida y reconocida en todo el mundo.

Jane Goodall, una importante mujer científica en el campo de la etología. | Imagen de: Instituto Goodall.

 

Muchos la relacionan con los primates, pues fue una pionera en el estudio de la interacción de los chimpancés salvajes. Gracias a la observación de la vida de estos primates en el Parque Nacional Gomble Stream, en Tanzania, reveló una idea rompedora: que en contra de lo que se pensaba, estos tenían una comportamiento único e individual.

Por eso Goodall fue una innovadora en conceder a los primates el pensamiento racional y las emociones personales, cualidades que hasta entonces se atribuían sólo a los humanos. Es además una conocida activista en favor de los derechos animales.

10. Margarita Salas

Con 16 años esta mujer científica española nacida en 1938 fue a Madrid para ingresar en Química y Medicina, y con 20 años conoció a la persona que influyó toda su carrera: Severo Ochoa. A partir de aquí orientó su vida a la investigación en el campo de la bioquímica.

En 1964 Margarita Salas inició un período de colaboración estrecha con el doctor Severo Ochoa en el Departamento Científico de la Escuela de Medicina en Nueva York. Entre sus aportaciones destaca la determinación de la lectura del material genético y otros descubrimientos en el uso del ADN para la bioquímica.

Aun formando parte de una generación en la que no era común que una mujer se dedicara a la investigación científica, Margarita Salas acumula ocho patentes, más de 350 publicaciones en revistas científicas, la pertenencia a los órganos científicos más relevantes y la obtención de premios importantes como el Nacional de Investigación.

Comentarios