Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

10 señales de que una persona está pensando en suicidarse

Con estos 10 síntomas podrás ayudar a quien tenga ideación suicida antes de que pase al acto.

La sensación de soledad suele estar ligada a un sentimiento de tristeza | Naomi August

 

El suicidio supone una de las principales causas de muerte no-naturales del mundo, especialmente en los países desarrollados. Por lo tanto, aprender a detectar las señales que nos avisan de cuándo una persona va a suicidarse puede suponer, a nivel social, la diferencia para muchas personas entre la vida y la muerte.

Sabiendo que al año, alrededor de 800.000 personas se quitan la vida intencionalmente en todo el mundo, vamos a ver algunas señales que advierten de cuándo la persona está contemplando esta decisión para escapar de un mundo que ya no soporta más.

Señales para detectar que alguien está pensando en suicidarse

Es imposible saber a ciencia cierta si alguien va a suicidarse, pero podemos saber cuándo la persona está barajando esa posibilidad. Para ello debemos tener en cuenta que la ideación suicida no se da por igual en todas las personas, sin embargo, se ha demostrado que con bastante frecuencia, se dan esta serie de puntos en común que pueden ayudar a determinar si la persona tiene estos pensamientos tan peligrosos.

1. Dice que se quiere suicidar

En contra de la creencia popular, las personas que advierten de que se van a suicidar tienen más probabilidades de acabar suicidándose. Si bien se suele decir que quien lo dice, no lo hace, es totalmente al contrario, quien lo dice, está advirtiendo de que quiere hacerlo, y quien quiere, está más cerca de acabar haciéndolo. Porque de cada 10 personas que se suicidan, 9 lo dijeron.

Afirmar que quien lo dice lo hace para llamar la atención, es otro grave error que cae en el mismo saco. Si vas por la calle y ves a una persona tirada en el suelo pidiendo ayuda ¿verdad que vas a ayudarle? ¿Por qué no ayudar a alguien que está advirtiendo de que se quiere suicidar? No son llamadas de atención, sino llamadas de socorro, por lo que, si escuchas a alguien comentar estas ideas, intenta ayudarle o avisar a alguien que pueda.

2. Tener una persona suicida cercana

Las personas que han presenciado o conocen la historia de una persona cercana, especialmente de un familiar, que haya cometido o intentado un suicidio previamente, tienen más probabilidades de llevar a cabo un suicidio.

Por supuesto, se deben tener en cuenta más factores, pero en el caso de personas inestables, con algún trastorno psicológico, o que viven un periodo difícil, el tener un familiar que haya intentado suicidarse, aumentará la cantidad de pensamientos suicidas y por consiguiente, las probabilidades de suicidarse. A esto se le suele llamar, suicidio por contagio

3. Consumo de drogas

De nuevo, el uso de drogas, incluido el alcohol, no es per se un indicador de ideación suicida, pero se debe tener muy en cuenta. Esto se debe a que estas sustancias en personas que viven momentos difíciles y de alta inestabilidad emocional, pueden propiciar un intento de suicidio. Además, estadísticamente, las persona que se suicidan aumentan previamente el uso de estas sustancias.

4. Diagnóstico de depresión

Partiendo del hecho de que estadísticamente pocas personas con depresión se suicidan, a la inversa sí es alarmante, ya que, entre el 60 y el 90 por ciento de las personas que llegan a suicidarse sufrían de depresión clínicamente diagnosticada.

5. Soledad

Sin duda, se ha comprobado una y otra vez, que el mayor protector contra el suicidio es tener una buena red de apoyo social. Ya sean amigos, familiares o incluso compañeros del trabajo que sirvan de apoyo, pueden llegar a inclinar la balanza en uno u otro sentido.

Por lo tanto, si una persona, junto con otros factores y señales, no cuenta con una buena red de apoyo que le permita sentirse comprendido y con cierta seguridad en su vida, tendrá más probabilidades de presentar ideación suicida.

6. Entregar posesiones valiosas

Tal vez hayan muchas personas altruistas en el mundo, que no dudan en dar lo que tienen a los demás, pero si una persona que está pasando por un mal momento, de repente, decide compartir sus bienes con los demás drásticamente, puede interpretarse como una señal de alarma.

Obviamente, muchos cambios en la vida de una persona pueden desembocar en esta conducta altruista, pero es conveniente tenerla en cuenta y sumarla a otros factores de esta lista.

7. Nota de despedida

La nota de despedida que un gran número de personas que cometen el suicidio dejan, suele aparecer también antes del momento fatal. Esto quiere decir que tal vez, la persona que está pensando en suicidarse, escriba cartas, mensajes o notas para algun ser querido o incluso para un grupo de personas.

Los contenidos de las mismas pueden ser muy variados, pero es común encontrar agradecimientos hacia el destinatario, una descripción de su situación de tristeza en la que vive y otras muchas cosas que pueden estar dejando entre ver un “adios”.

8. Aislamiento

Las personas con ideación suicida y en especial, antes de cometer el acto, suelen pasar por un periodo de aislamiento, en el cual, disminuyen sus actividades sociales al máximo así como la comunicación con el exterior.

El aislamiento no hace referencia solo a las relaciones con los otros, sino también a la cantidad de actividades que realiza la persona en su día a día, ya sean laborales o lúdicas, además de actividades relacionadas con necesidades básicas y de autocuidado, como comer o asearse.

9. Intento previo de suicidio

Las personas que han tenido intentos previos de suicidio son las que más probabilidades tienen de volver a cometer otro intento y conseguirlo. Por lo tanto, creer que las personas que se intentan suicidar y no lo consiguen es porque realmente no querían, es erróneo, ya que cuantos más intentos acumula una persona más cerca está de acabar consiguiéndolo.

 

  

Esto se debe en parte, a que muchas veces los primeros intentos son dubitativos y consisten en pequeñas pruebas, para comprobar el dolor que se siente o comprobar la efectividad del procedimiento elegido.

 

10. Problema físico y desesperanza

Las personas que sufren algún problema físico, tienen más probabilidades de cometer el suicidio, especialmente las personas con problemas crónicos o que sienten que su enfermedad no tiene cura y por ello, que siempre estarán en esa situación sin escapatoria.

La desesperanza además, se aplica de manera más general a otras situaciones, como por ejemplo, el duelo. Aquellas personas que viven un duelo difícil pueden llegar a sentir que jamás saldrán de esa situación y que el dolor que sienten les acompañará el resto de sus vidas. Esto aumenta las probabilidades de plantearse el suicidio como solución

Hablar del suicidio e intervenir

Si después de leer estos indicadores sospechas que algún conocido o familiar, puede estar pensando en suicidarse, no tengas miedo en hablar con esa persona. En contra de lo que se suele pensar, hablar sobre el suicidio con alguien con ideación suicida contribuye positivamente a disminuir este tipo de pensamientos, siempre y cuando se haga correctamente.

Por supuesto, nunca se debe hacer apología del suicidio ni retar a la persona que quiere suicidarse a que lo haga. Lo que se debe hacer por contra, es preguntar por qué quiere hacerlo y escuchar el origen del problema para conseguir que la persona se sienta comprendida y acompañada.

El paso siguiente debe ser contactar con un servicio de atención especializado y con los parientes más cercanos, intentando siempre primero, que sea una decisión mutua entre el oyente y la persona con la ideación suicida.

Comentarios