Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

Los 20 niños asesinos más crueles de la historia

Veinte casos que te pondrán los pelos de punta y que fueron perpetrados por menores de edad.
Los peores criminales menores de edad. | Paul Garaizar.

 

Son las historias de la crónica negra más chocantes para el común: estos niños asesinos rompen con la lógica de que la infancia es la edad de la inocencia. Con edades comprendidas entre 10 y 17 años, estos pequeños monstruos han perpetrado con sus propias manos los crímenes más aberrantes dignos de las más perversas mentes psicópatas.

ÍNDICE

1. Los niños asesinos más sanguinarios

2. Los niños asesinos más pequeños

3. Niños asesinos en España

Los niños asesinos más sanguinarios de la historia del crimen

Estos son los casos más espeluznantes de crímenes cometidos por menores asesinos. Te sorprenderá la sangre fría con la que estos niños ejercieron tales niveles de crueldad en la ejecución de sus víctimas.

1. Joshua Phillips (14 años)

Joshua Phillips, durante el juicio. | True Crime Magazine.

 

La mente de un psicópata se distingue por la falta de empatía con su víctima. Sólo así se puede entender cómo en 1998 Joshua Earl Patrick Phillips, un adolescente de 14 años, mató a golpes a su vecina, una niña de 8 años llamada Maddie Clifton.

En su declaración, Joshua Phillips aseguró que mató accidentalmente a la pequeña con un bate de béisbol mientras jugaban, pero su sangre fría y su inteligencia hicieron sospechar a la policía. Tras una exhaustiva investigación se constató que la había matado a golpes y la había escondido debajo de su cama durante una semana.

Fue su madre quien descubrió el cadáver debido al mal olor. Joshua fue condenado a cadena y cumple condena en el centro penitenciario de Florida.

2. Brenda Spencer (14 años)

Brenda Spencer, en el momento de su detención. | Youtube.

 

Los padres de Brenda Spencer apenas podían sospechar el desenlace de la tragedia cuando las navidades de 1978 le regalaron un rifle. La mente de la joven, que entonces contaba con 14 años, fue diagnosticada después como la de una auténtica psicópata.

Cuando le preguntaron por qué había asesinado a dos profesores y herido a tres compañeros de clase pocos días después de haber recibido el rifle, Brenda sólo dijo: "no me gustan los lunes". Cumple cadena perpetua en la institución penitenciaria de mujeres en California, y ya le han sido denegadas tres peticiones de libertad condicional. 

3. Luke Woodham (16 años)

Luke Woodham, tras su detención. | Youtube.

 

En la historia de Luke se mezclan en un cóctel explosivo crueles episodios de asedio escolar, una notable falta de autoestima y un desengaño amoroso. Cuando en 1991 su novia le dejó, a la edad de 16 años, la mente de Luke Woodham entró en crisis y después de apuñalar a su madre se dirigió a su escuela armado con un rifle para matar a la chica y a una amiga suya.

En su ataque dejó otros siete alumnos heridos, y cuando fue interrogado por la policía declaró que había sido poseído por los demonios y que estaba influenciado por un compañero de clase, Grant Boyette, que dirigía una secta satánica.

Pidió perdón a sus víctimas, pero fue condenado a dos cadenas perpetuas más una pena de 20 años, que cumple en Misisipi.

4. Kipland Kinkel (15 años)

Kip Kinkel, en el anuario del instituto. | CBS.

 

La sangre fría y la crueldad de Kipland Kinkel rebasan por completo la mente de un niño de 15 años, edad con la que asesinó a sus padres y perpetró una masacre en su colegio. Como suele suceder en estos casos, todo arrancó por una hecho aparentemente casual.

Cuando una mañana de mayo de 1998 su padre le castigó por mala conducta en casa y en la escuela, el chaval enloqueció y ni corto ni perezoso le disparó con un rifle. Luego esperó pacientemente a que llegara su madre, a la que disparó en la cabeza y el corazón. Una vez cometido el crimen arrastró los cadáveres hasta su habitación.

En un arrebato, el niño asesino escribió una nota en la que declaraba su amor hacia sus padres y su deseo de que hubiera sido abortado antes de nacer. Lo cual no le impidió, acto seguido, ir a su escuela y asesinar a varios alumnos. Fue condenado a 111 años de cárcel.

5. George Stinney (14 años)

George Stinney, personaje que inspiró La Milla Verde. | Youtube.

 

George Stinney tiene el trágico logro de ser la persona más joven en ser ejecutada en Estados Unidos: murió en la silla eléctrica, en 1944, con sólo 14 años. Fue juzgado como un adulto, pero aún hoy se considera un crimen de estado por motivos racistas.

Este adolescente reconoció ser el autor material de la muerte de Betty Jane Binnicker, de 11 años, y Mary Emma Thames, de 8 años, a las que mató según su declaración porque las dos se negaron a mantener relaciones sexuales con él. Sin embargo, el juicio duró 10 minutos y el menor fue ejecutado sólo unas semanas después.

70 años más tarde, una jueza de Carolina del Sur sentenció que el niño no había tenido un juicio justo y que la viga con la que habían sido asesinadas las víctimas pesaban 20 kilos y no había podido ser blandida por un niño de 14 años.

6. Eric Harris y Dylan Klebold (17 años)

Eric y Dylan, autores de la masacre de Columbine. | Youtube.

 

La crónica negra de Estados Unidos está plagada de episodios sangrientos en matanzas escolares, pero la más célebre la protagonizaron Eric Harris y Dylan Klebolds, dos adolescentes de 17 años. Estos sembraron en el terror en el instituto de secundaria de Columbine el 20 de abril de 1999.

Los diarios personales de los asesinos hablan de personalidades traumatizadas con voluntad de notoriedad. Querían hacer algo grande y pasar a la historia. Por eso planearon un detallado plan de puro terrorismo que incluía artefactos explosivos y una bomba para distraer el equipo de bomberos. El resultado, 12 estudiantes y un profesor muertos.

Después de cometer la matanza, ambos se suicidaron en la biblioteca. Los hechos abrieron un debate sobre las armas de fuego y el acoso escolar en Estados Unidos.

7. Jesse Pomeroy (14 años)

Jesse Pomeroy, autor de la muerte de ocho menores. | Gizmodo.

 

El precedente de esta escalofriante lista de niños asesinos es la historia de Jesse Pomeroy, un adolescente de 14 años que a finales del siglo XIX secuestró, torturó y asesinó ocho niños menores de diez años.

Después de registrar la desaparición de varios niños en Massachussets, un superviviente logró identificar a Pomeroy en la estación de tren donde solía secuestrar a sus niños. El psicópata lo reconoció todo: asesinaba a sus víctimas de forma cruel, desnudándolas y obligándolas a maldecir mientras se masturbaba.

Fue condenado a muerte, pero se le conmutó la pena debido a su corta edad por la cadena perpetua. Murió años después en una larga agonía debido a las enfermedades contraídas en la cárcel.

8. Graham Young (14 años)

Graham Young, fascinado por los venenos. | Youtube.

 

La relación del joven Graham Young con la muerte se remonta a su prematuro interés por los tóxicos y sus efectos en el cuerpo humano. Su fascinación por los venenos y los químicos despertó en su mente, con solo 14 años, la macabra idea de experimentar con sus propios familiares y amigos.

Fue en 1962. Primero su padre, luego su madrastra y su hermana, cayeron enfermos con síntomas parecidos como diarrea, vómitos y dolores agudos. Finalmente la madrastra de Graham acabó muriendo, mientras el niño seguía experimentando con amigos.

Finalmente, su profesor sospechó por su comportamiento en clase y descubrió químicos en su taquilla. Fue él quien dio la voz de alarma a la policía. Graham fue enviado a un centro psiquiátrico donde no abandonó su macabra pasión por los tóxicos.

9. Craig Price (15 años)

Craig Price, tras ser condenado. | WPRI.com

 

Craig Chandler Price se convirtió con sólo 15 años en un asesino en serie responsable de la muerte de cuatro personas. Al ser condenado pocos días antes de cumplir los 16 se le trató como menor, por lo cual tenía que ser liberado cinco años después. Su caso motivó el cambio de la ley para permitir condenar a menores como adultos.

Debido a la crueldad de sus crímenes, Price recibió 25 años adicionales.

En 1989 este joven adicto a la marihuana y el LSD mató a sangre fría a Joan Heaton y sus dos hijas de 10 y 8 años, Jennifer y Melissa. El cadáver de la madre contaba con más de 60 puñaladas, y a las pequeñas les reventó el cráneo. Un verdadero animal. En la investigación se descubrió que dos años antes Price había matado a una joven de 27 años.

10. Edmund Kemper (15 años)

Ed Kemper en prisión. | Oxygen.

 

El largo historial criminalístico de Edmund Emil Kemper incluye necrofilia, canibalismo, secuestro y asesinato de varias mujeres durante la década de los setenta. Sus primeros crímenes, el asesinato de sus dos abuelos, los perpetró con 15 años.

La ficha psiquiátrica de Kemper revelaba una personalidad compleja debido a los repetidos abusos que recibía en su propia casa. Al ser su propia madre la causante de los abusos, desarrolló un odio visceral hacia las mujeres que le empujó a realizar la oleada de crímenes entre los que se encuentra el asesinato de su propia madre.

Kemper mataba a sus víctimas, normalmente colegialas, y luego mantenía relaciones sexuales con el cadáver antes de desmembrarlos. Alegó locura y pidió la pena capital para sí mismo, pero fue condenado a ocho cadenas perpetuas consecutivas.

11. David Brom (16 años)

David Brom, 30 años después del asesinato. | Youtube.

 

La defensa de David Brom ha solicitado la libertad condicional y está siendo estudiada por la corte penal. Podría quedar libre en 2041.

Mientras, este psicópata cumple condena de tres cadenas perpetuas por el asesinato con una hacha de sus padres y sus dos hermanos en Rochester, Minnesota. Ocurrió en febrero de 1988 y se lo contó todo a una compañera de instituto que avisó a la policía.

Según su relato, tras una fuerte discusión con su padre se dirigió a la habitación de sus progenitores donde mató primero a su padre y luego a su madre. Después se dirigió a la habitación de su hermano, de 11 años, y de su hermana, de 13, acabando con su vida. 

Los niños asesinos más pequeños

La siguiente lista es aún más escalofriantes pues, a pesar de que la media de edad es más baja, la brutalidad de los crímenes no baja de intensidad y en algunos casos aumenta. Esta es la lista de los criminales más pequeños.

12. Jon Venables y Robert Thompson (10 años)

Jon y Robert, tras ser detenidos. | Youtube.

 

La historia de los niños asesinos de Liverpool es una de las páginas de la crónica negra más sobrecogedoras. El mundo se conmocionó en 1993 ante las imágenes del centro comercial de New Strand donde se ve a dos niños de diez años secuestrando a uno de dos. Luego acabarían matándolo. ¿Sadismo infantil o sólo un juego?

Las incógnitas abordaron este macabro caso tras el cual se reveló una historia compartida de abusos, violencia familiar, alcoholismo y fracaso escolar de estos dos niños. Ambos se unieron en una fuerte amistad y días antes del crimen vieron la película Chucky, el muñeco diabólico, que en el interrogatorio confesaron como inspiradora.

Los menores llevaron al pequeño a un descampado donde lo torturaron y golpearon hasta la muerte antes de dejarlo sobre la vía del tren para que pareciera un accidente.

Antes de matarlo le arrojaron ladrillos, le patearon, le rompieron los dedos de las manos, le penetraron analmente con pilas y saltaron sobre su estómago hasta reventarlo. Debido a la brutalidad del caso se juzgó a los menores como adultos.

13. Mary Bell (11 años)

Mary Bell dejaba una marca en el estómago. | Youtube.

 

Otro caso muy macabro es el de la niña asesina Mary Bell, célebre por el ensañamiento que demostró en la ejecución de sus víctimas. De hecho, ya había pasado por la cárcel por haber estrangulado a un niño junto a su amiga Norma Bell, pero tras ser dejada en libertad repitió la fechoría con un plus de crueldad.

En el asesinato de Brian Howe en 1968 utilizó unas tijeras para cortarle el pelo y dejarle una marca en el estómago con la letra “M”. Tras conocerse el nuevo crimen se descubrió que Mary Bell había sido sometida a abusos y vejaciones por parte de su madre y su padrastro, e incluso le habían obligado a ejercer la prostitución.

Eso no evitó que fuera internada, pero se consideró a su familia como responsables de su comportamiento. Quedó en libertad 23 años después.

14. Jordan Brown (11 años)

Jordan Brown tras ser detenido. | Prisión del condado de Lawrence.

 

Se necesita mucha sangre fría para matar a alguien de un tiro en la nuca. Sin embargo, esto es lo que hizo con sólo 11 años Jordan Brown, un niño que esperó a que su padre se fuera a trabajar para ejecutar a la pareja de éste, que estaba embarazada. Luego cogió el autobús para ir al colegio como si fuera un día normal.

Sucedió en 2009, en Pensilvania, y los rasgos psicopáticos del menor llevaron a los jueces a juzgarlo como un adulto. Al no haber aceptado la autoinculpación como primer paso para la rehabilitación, el jurado determinó la cadena perpetua no revisable a pesar de las críticas de varias entidades, entre ellas Amnistía Internacional.

15. Cristian Fernández (12 años)

Cristian Fernández, el preso más jóven de Estados Unidos. | News4Jax.

 

Con tan solo doce años Cristian Fernández había vivido experiencias traumáticas que ningún ser humano podría soportar: su madre fue violada, su padre se suicidó delante de él y su primo lo violó en más de una ocasión.

La mente de este niño colapsó la tarde del 14 de marzo de 2011, cuando estando al cuidado de sus hermanos acabó con la vida del más pequeño, de dos años. Su madre había salido de la casa y al regresar se encontró a su hijo inconsciente sangrando por la nariz y los oídos.

Aunque su madre trató de encubrirle, Cristian se convirtió en el reo más joven de los Estados Unidos. Seis años después, consiguió la condicional.

16. Eric Smith (13 años)

Eric Smith, mirando a cámara en el juicio. | ABC.

 

La mirada inquietante del niño Eric Smith nos sigue escrutando desde la imagen del verdadero rostro de la maldad. Más perturbador es que con sólo 13 años este pequeño pelirrojo matara a un niño de cuatro años estrangulándolo, golpeándolo y sodomizándolo con un palo.

La historia de Eric Smith volvió a plantear la cuestión de los límites del mal en niños de tan corta edad, pero la ley es la ley, y al ser juzgado como menor recibió una pena máxima de nueve años. Solamente la falta de remordimientos permitió aumentar la condena.

Eric declaró que había sido objeto reiterado de abusos en la escuela, pero todo parece irrelevante ante el relato de los hechos: el 2 de agosto de 1993 el menor se llevó a Derrick Robie a una zona boscosa y lo sometió a torturas antes de estrangularlo.

17. Lionel Tate (13 años)

Lionel Tate, tras la libertad condicional. | Youtube.

 

Cuando se dictó su sentencia en 2001 Lionel Tate se convirtió en el condenado más joven a cadena perpetua no revisable. En 2004 la sentencia fue revocada y se le concedió la libertad condicional, aunque tras el asalto a una pizzería fue de nuevo condenado, esta vez a una pena de cuarenta años.

Lionel Tate presenta una personalidad ciertamente perturbadora. El crimen por el cual se le castigó ocurrió cuando él tenía 13 años. Todo sucedió cuando la madre de la niña Tiffany Eunick, de 6 años, la dejó con su amiga Kathleen y esta subió un momento a su habitación dejándola al cargo de su hijo Lionel.

Tras escuchar unos sollozos, la mujer creyó que era una riña de niños. Una hora más tarde su hijo le avisó de que la niña no respiraba. La había matado. 

Los niños asesinos más famosos de España

Aunque en la crónica negra española es más extraño encontrar casos de menores asesinos, también se han dado algunos casos macabros que quedarán para siempre en la memoria de todos. Estos son los más célebres.

18. José Rabadán (16 años)

José Rabadán, el asesino de la catana. | Youtube.

 

“No fui yo. La espada bajó sola”, declaró años más tarde el menor asesino más famoso de España, José Rabadán, conocido como “el asesino de la catana”. El 1 de abril de 2000 este aficionado a los juegos de rol y las artes marciales asesinó a sus padres y a su hermana de 9 años con una catana. Tenía sólo 16 años.

Años después, José Rabadán aparece en los medios con un aspecto muy cambiado. Ya no es aquel niño con los pelos largos y una extraña timidez, sino un chico musculoso, con el pelo corto y una mujer con la que se casó y tuvo una hija. Es corredor de bolsa.

Pero en la memoria colectiva de todos los españoles permanece el recuerdo estremecedor de aquellos hechos, cuando a las seis de la mañana el adolescente mató a sus padres y a su hermana con una catana japonesa y dejó los cadáveres en el baño antes de fugarse. Fue detenido dos día después y condenado a seis años en un centro de menores.

19. Raquel e Iria (16 y 17 años)

Raquel, a la izquierda, con el rostro descubierto. | El Español

 

La banalización del mal se encarna en este caso en dos amigas, Raquel e Iria, de 16 y 17 años, que en mayo del año 2000 asesinaron a su amiga para “saber qué se siente al matar”. Lo curioso del caso es que estas dos chicas habían profesado admiración hacia el asesino de la catana, e incluso le mandaban cartas al centro donde estaba internado pidiéndole matrimonio.

Su fascinación por el crimen les llevó a cometer la salvajada de matar a cuchilladas a una amiga, Klara García, que entonces tenía 16 años. La frialdad de estas dos psicópatas sorprendió a los investigadores en la reconstrucción del crimen.

Allí explicaron cómo convencieron a su amiga para tumbarse en un montículo a ver las estrellas y, con premeditación, la apuñalaron hasta la muerte. Sólo cumplieron seis años de internamiento y están en libertad desde 2006.

20. El Rafita (14 años)

El Rafita, en una detención reciente. | Youtube.

 

La biografía de otro de los menores asesinos más célebres de España, apodado El Rafita, es una auténtico historial de delincuencia y drogadicción. Con sólo 14 años fue acusado como coautor material del asesinato y violación de Sandra Palo, una adolescente de 22 años con una discapacidad psíquica.

En esta caso pone los pelos de punta el ensañamiento de los autores con la víctima. Las investigaciones constataron que “El malaguita”, de 18 años, lideraba un grupo de menores de edad que actuaron conjuntamente en los hechos.

El 17 de mayo de 2003 los cuatro acusados obligaron a Sandra a subir al coche y la llevaron a un descampado, donde la violaron dejándola malherida. Para evitar que les denunciase, la atropellaron hasta en siete ocasiones. Aún viva, es rociada con gasolina y quemada viva.

El Malaguita fue acusado a 64 años de cárcel. Otros dos, de 17 años, fueron condenados a 17 años de internamiento, y El Rafita cumplió 4 años de condena, después de lo cual siguió delinquiendo

Comentarios