Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Manuel Delgado Villegas "El Arropiero": El asesino en serie más sangriento de la historia de España

Se le atribuyen 48 asesinatos, aunque la cifra podría ser mayor.
Manuel Delgado, el asesino más despiadado de la historia de España. | Imagen de: Youtube.

 

Solo la entrada en vigor del nuevo Código Penal permitió que Manuel Delgado Villegas quedara en libertad durante los años 90. Para entonces ya se había hecho un hueco en la historia como el asesino en serie más temido de España, dejando tras de sí un reguero de sangre que difícilmente olvidará la sociedad española. Esta es la historia de "El Arropiero", un criminal que sembró el pánico durante dos décadas.

El Arropiero

Manuel Delgado Villegas nació en Sevilla el 25 de enero de 1943. Justo en el momento de su venida al mundo se produjo el primer momento traumático de su vida, y es que su madre murió durante el parto. Por ese motivo, tuvo que ser criado por su abuela, quien a duras penas le enseñó a leer y escribir. En 1961, en plena dictadura de Franco, ingresa en la Legión española, donde empieza a mostrar las primeras trazas de agresividad y aprende un golpe mortal que emplea en crímenes posteriores.

A los 18 años "El Arropiero" empezó a consumir drogas, especialmente marihuana. También cometió sus primeros hurtos y se inició en la prostitución gay. Manuel gozaba de éxito entre los homosexuales y demás prostitutas. Esto se debía a su bisexualidad y su condición de anaspérmico, es decir, su capacidad de practicar repetidos coitos sin llegar al orgasmo o eyaculación. Su carácter violento y su promiscuidad se convirtieron pronto en su forma de vida, lo que le ocasionó numerosos problemas en el servicio militar.

Tras desertar del ejército, empieza su viaje por España, Italia y Francia, un viaje de auténtico terror. A comienzos de 1071 es detenido en El Puerto de Santa María por estrangular a su novia con un pañuelo de leopardo, y en ese momento se confiesa como el autor de nada más y nada menos que 48 muertes.

Sus crímenes

A la temprana edad de 20 años, Manuel Delgado empezó su larga carrera como asesino. Era el 2 de enero de 1964 cuando cruzó la línea en la playa de Llorac, en Barcelona. Vio a un hombre apoyado en un muro y, sin mediar palabra, lanzó una piedra contra su cabeza, provocándole una muerte instantánea. Acto seguido le robó la cartera y el reloj que llevaba en la muñeca y se fue por donde había venido. «Se me cruzaron los cables», declaró cuando se demostró su culpabilidad.

Tres años después de su primer crimen se trasladó a Ibiza, donde acabó con la vida de una estudiante francesa de 21 años. Un americano había ingerido grandes cantidades de LSD e intentó forzar a la joven en la habitación de un hotel, pero esta se resistió con ferocidad. Cuando el joven de Estados Unidos abandonó la habitación, se dejó la puerta abierta. Así es como "El Arropiero" encontró a su segunda víctima.

Manuel Delgado en sus últimos años de vida. | Imagen de: Youtube.

 

En 1969 cometió su crimen más espantoso. Asestó un fuerte golpe a una señora de 68 años y después arrojó su cadáver desde una altura de diez metros. No contento con eso, fue en busca del cuerpo y lo arrastró hacía el interior de un túnel, dónde sació su apetito sexual repetidas veces. A partir de ahí su perversión solo hizo que ir en aumento.

A su regreso a El Puerto de Santa María, el asesino entabló relación con una discapacitada mental, con quien mantuvo varios encuentros sexuales. Durante uno de ellos, la joven le pidió algo que desagradó a "El Arropiero". “Cuando me negué a ello me insultó y me dijo que no era hombre, pues otros se lo habían hecho”, aseguró. Fue entonces cuando la golpeó brutalmente y ató un pañuelo de leotardo alrededor de su cuello. Días más tarde la policía le detuvo. El centro penitenciario de Carabanchel fue su destino, hasta el cierre del mismo casi una década después.

“Volví a estar con ella el lunes, el martes y el miércoles, y hubiera vuelto hoy si no me hubieran detenido. ¡Estaba tan guapa!, ¡La quería tanto! ¿No era mi novia?, ¿Entonces no podía hacer el amor con ella lo mismo que antes?”

Objeto de estudio

Aunque se le atribuyeron un total de 48 muertes, hubo muchas más acusaciones particulares y otros tantos testigos que no quisieron declarar, por lo que es muy posible que la cifra sea mucho mayor. En cualquier caso, Manuel Delgado Villegas no escatimó en detalles sobre sus atroces asesinatos. Sus declaraciones llamaron la atención de expertos psiquiatras de varios países, que determinaron que "El Arropiero" era un peligroso psicópata poseedor del cromosoma XYY, que en ocasiones ha sido asociado con la agresividad.

Durante dos décadas fue sometido a diversos tratamientos médicos, motivo por el cual jamás volvió a mostrarse agresivo con otros internos. Sin embargo, recordaba con todo lujo de detalles todas y cada una de las atroces barbaridades que había cometido. Con el paso de los años su aspecto cambió y se mostró como un anciano de barba rala y escaso pelo que a menudo susurraba: «No me matado a nadie».

Manuel Delgado Villegas murió el 2 de febrero de 1998 en Barcelona a causa de una enfermedad pulmonar obstructiva derivada de su adicción al tabaco.

En definitiva, “El Arropiero” fue el criminal más despiadado que España ha conocido. Un sujeto bajito pero de fuerza desmesurada, con un apetito sexual insaciable y una frialdad que aún deja sin palabras a los investigadores de todo el mundo. Por todo eso ha pasado a la historia como el asesino en serie más sangriento de la historia de España.

Comentarios