Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Eyaculación femenina y squirting: explicación científica

Todas las respuestas que nos ofrece la ciencia sobre la eyaculación femenina o squirting. ¿Mito o realidad? ¿Qué es ese líquido? ¿Es posible experimentarlo?
Destapamos los mitos de la eyaculación femenina y el squirting. | Imagen de: Jan Zhukov / Unsplash.

 

Hasta hace bien poco, existía la certeza de que la eyaculación femenina era un mito. La liberación sexual de la mujer en las últimas décadas ha desbaratado esta creencia y, con la ayuda de la ciencia, hemos hallado algunas respuestas sobre el este fenómeno biológico. Hablamos claro y alto sobre un tema considerado tabú en muchas ocasiones como la eyaculación femenina. Vemos también qué relación tiene con el squirting. ¿Es lo mismo? ¿Cómo se llega a él?

¿Qué es la eyaculación femenina?

A diferencia del orgasmo masculino, donde en la gran mayoría de casos el hombre segrega el semen, el orgasmo femenino rara vez va acompañado la expulsión de grandes cantidades de líquido. Cuando las mujeres alcanzan el orgasmo, segregan un líquido blanquecino similar al semen cuyo origen está en las glándulas de Skene o glándulas uretrales, ubicadas en la pared interior de la vagina. Repasamos también algunas de las propiedades básicas:

1. Composición

Esta secreción se produce en pequeñas cantidades, es apenas visible en el coito y está compuesta por glucosa, fructosa, fosfata ácida prostática, creatinina y restos de urea.

2. Función

El líquido no tiene una función reproductora, como la del semen. Algunos expertos sospechan que la eyaculación femenina cumple una función protectora en el tracto urinario (previene infecciones), pero no está confirmado científicamente. También actuaría como lubricante natural.

3. Origen

Como hemos señalado, el origen del líquido se encuentra en las glándulas de Skene, en la pared interior de la vagina y próximas al punto G femenino. El 20 % de las mujeres no posee estas glándulas, ya que se trata de una zona residual de la gestación y puede desaparecer cuando se define el sexo del feto.

¿Y el squirting?

En este punto hay que hacer una pequeña distinción entre eyaculación femenina y squirting, otro de los términos que se relacionan con frecuencia, aunque no se trata de lo mismo. El squirting es la capacidad de expulsar líquido casi incoloro a gran presión (de ahí el nombre). Según un estudio francés, llevado a cabo por un equipo de investigadores del hospital Parly II de Chesnay, casi la totalidad del líquido expulsado es orina. Tanto la función como el origen del líquido siguen siendo los mismos.

Squirting y ganas de orinar

Algunas mujeres que han experimentado el squirting afirman que durante o después de la eyaculación sienten una profunda necesidad de orinar. Para obtener una respuesta debemos volver a los resultados del estudio francés. Después de que las mujeres que se sometieron a dicho estudio se masturbaran, comprobaron que la vejiga se les había llenado de nuevo. No hay una explicación clara al respecto.

Por otra parte, muchas mujeres confunden las ganas de ir al baño con el squirting. Si has ido hace poco, intenta relajarte y déjate llevar por las sensaciones.

¿Cómo alcanzar el squirting?

Algunas mujeres pueden algunos expertos en la materia afirman que es posible llevar a cabo una serie de técnicas durante el sexo con el fin de alcanzar el “squirt”.

via GIPHY

1. Estimular las zonas erógenas

Los previos son más importantes que el propio sexo. No vayas directo o directa al grano y céntrate en otras zonas como los pechos, los labios, el cuello, la parte interna de los labios o las orejas. Utiliza tu imaginación.

2. No tengas prisa

Las distracciones, las prisas y los pensamientos negativos pueden privar a la mujer (y al hombre) del orgasmo. Previamente te hemos sugerido una serie de zonas erógenas en las que puedes dedicar tiempo. Si estás intentando que tu chica llegue al orgasmo, sé gentil y dále el mejor rato de su vida.

3. Encuentra el punto G

La estimulación del punto G femenino, en la pared interior y de 0.5 a 2 pulgadas desde la entrada vaginal, juega un papel fundamental para alcanzar el orgasmo y para que se produzca el squirting. Debemos especificar que es más fácil alcanzar el squirting mediante la penetración manual, es decir, utilizando las manos y los dedos.

4. Las mejores posturas

Hay unas cuantas posturas sexuales que son idóneas para alcanzar un clímax extremo, sobre todo aquellas en las que hay máximo contacto y se estimula el clítoris y el punto G femenino. Algunas son el puente terremoteado (ambos sentados) o el espejo eslovaco (el típico misionero con los muslos de ella rodeándole a él).

Aún con estos cuatro consejos básicos, es muy normal que una mujer no puede llegar al orgasmo por diferentes motivos, y menos al squirting. Lo importante no es el orgasmo o la eyaculación, sino mantener una vida sexual sana en todos los aspectos.

Eyaculación femenina: mito o realidad

Durante muchos años se ha creído que la eyaculación femenina era un simple mito, en parte por el papel pasivo de la mujer en el sexo. Sin embargo, el consumo masivo de cine para adultos y la liberación sexual femenina han hecho que la gente tome consciencia de que este es un hecho habitual. Podemos afirmar con toda rotundidad que se trata de una realidad.

Sin embargo, muchas culturas, especialmente aquellas más dogmáticas, relacionan la eyaculación femenina con la disfunción sexual. Esto ha hecho que la mujer se inhiba en el sexo. No es de extrañar, entonces, que haya sido considerada un mero mito.

Comentarios