Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

El experimento ruso del sueño: toda la verdad

Os contamos toda la verdad sobre una de las leyendas urbanas más extendidas de Internet: el experimento ruso del sueño. ¿Ocurrió de verdad?
La verdad sobre uno de los creepypasta más famosos: el experimento ruso del sueño. | Imagen de: Youtube.

 

El experimento ruso del sueño es una de las leyendas urbanas más célebres, aunque pocos saben qué hay de cierto en esta macabra historia de la Rusia soviética. Más allá de su fama como creepypasta de Internet, repasamos la historia uno de los experimentos más inquietantes que se podrían haber llevado a cabo en nombre de la ciencia.

El experimento ruso del sueño: la teoría

Según esta teoría, el estado ruso dio el visto bueno a un macabro experimento a finales de los años 40. Cinco sujetos, prisioneros políticos que habían traicionado a la patria, fueron tratados como cobayas humanas en algún lugar remoto de la estepa rusa. El objetivo principal era analizar cómo estos cautivos reaccionarían a un nuevo gas excitante, capaz de mantenerlos despiertos durante un mes entero.

Según la leyenda urbana, varios investigadores en colaboración con la administración rusa, encerraron a cinco sujetos en una cámara sellada y les suministraron un gas que les mantenía despiertos. Dentro de la cámara había comida suficiente, libros y una mesita pequeña. Los captores podían observar a los sujetos a través de una ventana y comunicarse con ellos mediante unos micrófonos.

Día 5

Durante los primeros cinco días, los investigadores no observaron cambios perceptibles, pero después del quinto día todo cambió. Varios de los cautivos empezaron a mostrar un comportamiento errático, paranoia y susurraban sin motivo aparente a los micrófonos.

Día 9

El noveno día fue otro punto de inflexión. Uno de ellos empezó a actuar violentamente, corriendo por la sala y gritando sin parar durante tres horas, hasta que sus cuerdas vocales dijeron basta. Los otros cuatro individuos hicieron caso omiso y siguieron susurrando a los micrófonos.

 

Al parecer, uno de ellos arrancó las hojas de un libro y las pegó a la ventanilla con sus propias heces, provocando el desconcierto y el asco de los investigadores. Entonces cesaron los gritos y los susurros, aunque los científicos sabían que permanecían vivos gracias a la medición del consumo de oxígeno.

Día 14

En el catorceavo día, los captores decidieron comprobar el estado de los micrófonos y avisaron a los sujetos de que entrarían y reemplazarían el gas por aire fresco. Su sorpresa fue mayúscula cuando uno de ellos les respondió que no querían ser liberados y que necesitaban “mantenerse despiertos”.

Día 15

Al día siguiente, y en contra de la petición de los cautivos, varios militares entraron en la sala. El espectáculo que vieron fue dantesco. Cuatro de ellos seguían con vida, aunque tres se habían arrancado la piel del abdomen, dejando los intestinos al descubierto. También hallaron señales de que los cuatro habían practicado el auto-canibalismo.

La leyenda urbana sugiere que, tras varios forcejeos y agresiones, los investigadores optaron por ejecutarlos.

El experimento ruso del sueño: la verdad

No hay constancia de documentación que acredite que el experimento se llevó a cabo, aunque en el caso de haberla, las pruebas podrían haber sido destruidas hace muchos años. Es muy probable que el estado soviético llevara a cabo experimentos de esta índole con fines militares (para estar a la altura de los rivales políticos de la época, como Estados Unidos), pero afirmar esto sería pura especulación.

En cuanto a los síntomas de la falta de sueño, no se corresponden con los del supuesto experimento. Es cierto que la falta de sueño puede provocar paranoia y alucinaciones, pero la ciencia asegura que la muerte se produce entre 3 y 4 semanas tras el inicio de la privación del sueño. Por otro lado, el insomnio al que supuestamente fueron sometidos los sujetos del experimento ruso del sueño reduciría su capacidad cognitiva prácticamente a 0.

Lo que resulta difícil de creer es la exactitud con la que se transmite el relato, algo más propio del ideario colectivo de Internet. De hecho, la historia fue publicada por primera vez el 16 de agosto de 2010 en el sitio web Creepy Pasta por el usuario Orange Soda. Desde entonces, el artículo ha sufrido múltiples cambios y revisiones.

En cualquier caso, sigue siendo una historia terrorífica digna de las mejores producciones de Hollywood. De hecho, ya existen varias adaptaciones cinematográficas, como el corto The Russian Sleep Experiment (Timothy Smith, 2015), que os ofrecemos a continuación de forma íntegra, o Depravation, en fase de posproducción.

 

Comentarios