Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: altes@tqcorp.media

¿Qué es el Estado Islámico y cuál es su origen?

El Estado Islámico ha proclamado la autoría de varios atentados en Europa, pero si observamos la trayectoria del ISIS, podemos ver que Occidente no es su gran objetivo.
Un militante de Estado Islámico exhibe una bandera en Raqa- | Imagen de: Revista Dabiaq.

 

El 11 de septiembre de 2001 el mundo contempló horrorizado como el terrorismo yihadista volvía su mirada a Occidente. Bajo la tutela de Osama Bin Laden, el grupo terrorista Al Qaeda estrellaba dos aviones contra las Torres Gemelas de Nueva York en uno de los atentados más sangrientos de la historia. La sociedad occidental estaba en el punto de mira y Estados Unidos preparó su sangrienta respuesta contra Afganistán e Irak, donde los grupos radicales extendían su reinado de terror. Fue entonces cuando tuvo lugar el origen de Estado Islámico.

En 2003 surgió un nuevo líder iraquí que combatía contra la ocupación estadounidense de Irak. Su nombre era Abu Musab Al Zarqawi, fundador del grupo terrorista Organización de Monoteísmo y Yihad. Meses después empezó la campaña contra sus enemigos e instauró un violento sistema propagandístico que consistía en grabar las decapitaciones. Aunque la guerra de Irak dejó al grupo bajo mínimos, la organización volvió a coger fuerza en la Guerra Civil Siria, bajo el nombre de Estado Islámico de Irak y el Levante.

Monoteísmo y yihad

Para entender qué es el Estado Islámico debemos centrarnos en su rama islamista: el sunismo. Esta doctrina busca la unión mística con Alá a través de un camino de distintas etapas.

La yihad se define como el “esfuerzo” que todo musulmán debe hacer para recorrer el camino de Dios. Como en todas las religiones, este término está sujeto a varias interpretaciones, por lo que algunos académicos suníes distinguen que la yihad es un decreto religioso de guerra, basado en la llamada del Corán para extender la ley de Alá. Sus participantes son los muyahidines, un nombre que adoptan muchos combatientes de Estado Islámico.

Militantes de Estado Islámico a punto de realizar una decapitación masiva. | Imagen de: Youtube.

 

Sin embargo, el yihadismo es un neologismo occidental, utilizado por los no musulmanes para referirse a la Guerra Santa del Corán, en su interpretación más extremista. Por lo tanto, el ISIS practica el monoteísmo sunita y la yihad entendida como Guerra Santa contra todos aquellos infieles que no siguen el camino de su Dios. Al Zarqawi y los suyos utilizaron esto como pretexto para masacrar a los creyentes chiitas en distintas poblaciones de Irak.

El ISIS en Irak

Tas la desocupación de Irak por parte de las fuerzas estadounidenses, el país quedó en manos de grupos armados radicales que perseguían a los sunitas. Fue el inicio de una escalada de violencia que se cobró miles de muertes y obligó a desplazarse a otros tantos refugiados. Uno de estos presos sunitas fue Abu Bakr Al Bagdadi. Cumplió once meses de prisión en Camp Bucca, donde se inició en las ramas más extremistas del islam como el wahabismo.

En mayo de 2005 el ejército estadounidense aseguró haber herido a Al Zarqawi y semanas más tarde confirmaba su muerte. Fue entonces cuando Al Bagdadi se autoproclamó Califa del Estado Islámico de Irak y el Levante, renombrando el grupo terrorista como ISIS o Daesh.

El ISIS en Siria

En agosto de 2011, el Estado Islámico envió una delegación a Siria, donde las revueltas contra el gobierno habían llevado el país al borde de una guerra civil. Sin embargo, es en 2014 cuando ISIS gana territorio tanto en Irak como en Siria, tomando varias ciudades sin apenas resistencia. Las fuerzas opositoras al gobierno sirio de Al Maliki (financiado por Estados Unidos) escogieron unirse a las filas del Daesh para hacer frente común. Se aliaron con el diablo.

Solo había un requisito: instaurar el islamismo extremo, que gobernara con mano de hierro aplicando leyes represivas y violentas. Miles de suníes se unieron a las filas de Estado Islámico mientras Occidente miraba hacia otra parte, proclamando que la Guerra Civil Siria no era de su incumbencia.

Niños combatientes, conocidos como los Cachorros del ISIS. | Imagen de: EFE.

 

Desde entonces, las principales fuentes de financiación de Estado Islámico han sido el mercado negro de petróleo y el cobro de grandes cantidades de dinero por el rescate de algunos secuestrados. Hay quien dice que los países de la península arábica y sus grandes jeques mantienen viva la llama del Daesh mientras gestionan grandes negocios en Occidente.

¿Objetivo: Occidente?

La conexión del Daesh con los jeques árabes no ha impedido que los llamados lobos solitarios (extremistas que actúan en solitario y sin una preparación previa) perpetren atentados terribles en países europeos. El problema comenzó a ser evidente durante el ataque a la sede del diario satírico Charlie Hebdo el 7 de enero de 2015, cuando un comando terrorista asesinó a 12 personas.

El aeropuerto de Bruselas, las Ramblas de Barcelona o el Manchester Arena han sido algunos de los objetivos desde entonces. Sin embargo, si observamos las estadísticas comprobamos que Europa es uno de los objetivos de ISIS, pero no el principal. Su lucha sigue estando en Siria e Irak, aunque recientemente han perdido fuerza hasta el punto de abandonar Raqa, su capital en territorio sirio.

Si Occidente estuviera en el punto de mira de ISIS, hace tiempo que atentados como el de París o Barcelona se vendrían repitiendo con una frecuencia insoportable. Por otro lado, es cierto que la propaganda de captación del Estado Islámico es muy potente y muchos jóvenes europeos han caído en las garras de su extremismo, llegando a actuar como lobos solitarios. En cierto modo, mientras los gobiernos de Irak y Siria sean incapaces de controlar su territorio, seguirá existiendo el Estado Islámico.

Comentarios