Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@oblivionmedia.com

Adam Lanza: la masacre de Sandy Hook

Hubo una serie de señales en Adam que hacían temer lo peor, pero la policía no le dio importancia.
Adam Lanza, autor de la masacre de Sandy Hook. | Imagen de: Frontline.

 

Era otro día cualquiera en la escuela de Sandy Hook, en el estado de Connecticut. El 14 de diciembre de 2012 nada hacía presagiar que estaba a punto de producirse una de las mayores matanzas que presenciaría el país.

Adam Lanza, armado con un rifle Bushmaster, hizo los primeros disparos de prueba contra un cristal cerca del colegio. Impresionado por la potencia de su arma, este chico de 20 años entró en el Sandy y empezó a disparar indiscriminadamente. Cuando no quedaron más balas, un total de 20 niños, de entre 6 y 7 años, yacían muertos en el suelo. Otros 6 adultos fallecieron en el ataque. Tras aquella horrible carnicería, Adam Lanza se suicidó.

Han pasado cinco años desde la masacre que sacudió Connecticut, pero la gente de la zona aún se pregunta cómo un joven de su edad pudo ser capaz de cometer tal atrocidad.

Su madre, su primera víctima

En realidad, nadie puede llegar a concebir lo que pasó por la mente de Adam al levantarse aquella mañana, y es que los 20 niños y seis adultos del colegio no fueron sus únicas víctimas. Nada más levantarse, entró en la habitación de su madre y le disparó cuatro tiros en la cabeza, robó sus armas y su coche y se dirigió a la escuela.

A pesar de las 26 víctimas, se trata de la cuarta matanza (llevada a cabo por una sola persona) más mortífera de Estados Unidos. La sociedad buscó a muchos culpables, pero otros tantos se preguntaron los motivos que habían llevado a Adam a llevar a cabo tal atrocidad. Ahora el FBI ha revelado archivos que dan a conocer detalles sobre la personalidad del joven y algunos de los sucesos que marcaron su corta vida.

Las señales:

Más de 1.500 páginas recogen los detalles de la masacre de Sandy Hook, señalando que Adam Lanza tenía en mente el ataque desde hacía mucho tiempo y que quizás se podría haber evitado la tragedia.

1. Desde los 9 años vivía en un régimen de confinamiento.

Eso y su prematura convivencia con las armas (su madre Nancy las coleccionaba) hicieron que Adam se criara en un ambiente de violencia. Este sigue siendo un tema controvertido en Estados Unidos, dónde muchos defienden la quinta enmienda a capa y espada sin tener en cuenta las posibles consecuencias.

2. A los 16 años dejó el instituto.

De acuerdo con una conversación telefónica en los archivos policiales, un amigo de Lanza le oyó decir que su madre tenía muchas armas en casa, que planeaba matarla y después llevar a cabo la masacre en el colegio de Sandy Hook. La policía no consideró el asunto como urgente y ni siquiera en aquél momento creyó oportuno tomar medidas excepcionales en el centro educativo.

Niños saliendo en fila del colegio tras la matanza en el Sandy Hook. | Imagen de: Shannon Hicks

3. Tenía un perfil criminal.

Adam Lanza padecía anorexia y eso provocó las burlas de sus compañeros de colegio, motivo por el que su madre le apartó de la educación. Los documentos clasificados del FBI determinan que era un joven sin amigos y que pasaba largas horas encerrado en su habitación. Esta situación de aislamiento y el bullying que sufrió durante años fueron el catalizador definitivo de su lado criminal.

De acuerdo con los investigadores, el chico creía ser asexual pero mostró comentarios y conductos que le acercaban a la pedofilia. Por un lado odiaba a los pedófilos pero afirmaba que las relaciones entre adultos y niños "podrían tener sus beneficios”.

4. Elaboraba una lista con las grandes masacres de Estados Unidos.

La matanza en una cafetería de Texas, los 21 muertos de San Ysidro o la masacre de Josph Whitman en la Universidad de Texas fueron algunos de los sucesos que inspiraron al chico a cometer tan terrible acto. Adam elaboraba una lista con estas grandes masacres (quizás pensando que pronto figuraría en ella) y sus amigos de instituto lo sabían.

La matanza de Newton, cinco años después

El pasado jueves 14 de diciembre, justo cuando se cumplieron cinco años del suceso, las campanas de la iglesia de St. Rose of Lime volvieron a sonar 26 veces en honor a las víctimas del ataque. Los vecinos y familiares de las víctimas no dejan de pensar en lo que sucedió y no hace más que preguntarse cómo un joven de su edad pudo obtener un rifle Bushmaster AR-15 con tanta facilidad. El acto en el condado de Newton contó con la presencia de algunas autoridades locales, que apenas pudieron contener las lágrimas al recordar la fatídica mañana.

Recuerdo en honor a las víctimas del Sandy Hook. | Imagen de: WCVB.

La masacre de Columbine, en 1999, sembró un preocupante precedente y provocó un 'clic' en la sociedad americana, aunque no fue suficiente para evitar un nuevo ataque en Virginia, en 2007, cuando un estudiante surcoreano acabó con la vida de 33 personas e hirió a otras 29. Fue la peor matanza en una universidad en la historia de los Estados Unidos.

El deseo de algunos civiles de controlar el acceso sobre las armas de fuego choca frontalmente con los intereses de otro poderoso lobby estadounidense: la Asociación Nacional del Rifle. La asociación Sandy Hook Promise nació con el objetivo de prevenir futuros ataques de esta índole, pero contempla como la ANR tumba una y otra vez los intentos políticos de controlar el acceso a las armas.

Algunos no cejarán en su empeño, y es que como dijo el famoso actor Charlton Heston, miembro de honor de la ANR, sobre su rifle:

“Sólo me lo quitarán de mis manos frías y muertas”.

Comentarios