Carácter Urbano

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: hola@psicologiaymente.net

Clases sociales: qué son y cuáles existen

La evolución social ha provocado cambios a lo largo de la historia de la humanidad. Tanto es así, que las clases sociales en la actualidad nada tienen que ver con cómo eran en la polarizada Edad Media. Lo comprobamos seguidamente.
Las clases sociales que han existido a lo largo de la historia. | Imagen de: Graehawk.

 

La sociedad ha ido mutando con el paso de los siglos, empujada por el progreso social y tecnológico. Desde una época en la que sólo los que tenían mayor poder adquisitivo eran los que más derechos tenían, a una en la que ahora cualquier persona sea del estrato que sea, puede gozar de unos derechos universales básicos, las clases sociales siempre han existido y estructurado a la humanidad.

En el presente artículo analizaremos qué es una clase social y en cuáles se dividía la sociedad durante una época tan convulsa como lo fue la Edad Media. A continuación, veremos han cambiado las cosas en la actualidad.

¿Qué es una clase social?

Entendemos por “clase social” cada uno de los estratos de la pirámide poblacional en los que se encuentran los ciudadanos de una sociedad. Las personas que forman parte de cada uno de ellos comparten una serie de características socioeconómicas similares, lo que permite relacionarlas acorde a este dato y, a su vez, distinguirlas de aquellas que están en los demás peldaños de esta escala.

El criterio prevaleciente según el cual cada ciudadano estará en una de las clases sociales será eminentemente económico. De esta manera, la clase social a la que se pertenece al nacer será la misma que al fallecer, ya que existe la creencia que, desde las capas más elevadas, se intenta mantener el statu quo para que los privilegiados de siempre sean quienes se acomodan en la cima social.

No obstante, la visión renovada de las clases sociales sostiene que actualmente es más fácil el ascenso a los estratos superiores (no así la caída, que siempre ha sido posible, incluso en épocas acusadas de más hermetismo). Desde siempre se ha denunciado la poca predisposición de “los de arriba” por evitar que “los de abajo” escalen posiciones, así como su voluntad de acaparar todas las concesiones sin permitir la igualdad real. 

Veamos cómo esta tendencia parece no haber cambiado con el paso de los siglos.

Las clases sociales en la Edad Media

De abajo hacia arriba, la pirámide poblacional durante la Edad Media se estructuraba de la siguiente manera:

3. Campesinos

El estrato más bajo de la Edad Media y también el más numeroso. Durante aquellos años de penuria y hambre, los campesinos eran el colectivo más perjudicado por el infortunio y la falta de recursos.

Se dedicaban a trabajar a diario las tierras de los nobles que les contrataban, especialmente para el cultivo de cereales (como el trigo, cebada o avena y las legumbres), viñas, oliveras, judías y garbanzos, entre otros. A pesar del arduo trabajo, su salario era una miseria mal pagada, parte del cual iba destinada a mantener al clero, que exigía sus diezmos aun cuando el pueblo moría de hambre.

2. Nobles

Por encima de los campesinos estaba la nobleza, que eran los amos de las tierras para las que las gentes del campo trabajaban. Contrariamente a los agricultores, ganaderos y demás gente del campo, los nobles ostentaban todos los privilegios que esta clase social les confería por derecho. Paradójicamente, eran un estrato significativamente inferior en cuanto a proporción de individuos (apenas un 5 %).

Entre estos privilegios que les correspondían, estaban: no tener que pagar impuestos, poder político y económico, poseer su propio ejército y ser invitados de honor a las grandes celebraciones y eventos de categoría.

No obstante,dentro de la misma nobleza, existían diferentes categorías en función del nivel adquisitivo:

2.3. Vasallos del Rey

Formaban parte de esta clase social los duques, marqueses y condes. Todos ellos debían mantener la hegemonía de sus territorios y evitar que los enemigos les arrebataran sus posesiones. Entre sus obligaciones estaba rendir cuentas al rey, mientras que uno de sus derechos era tener autoridad sobre los campesinos.

2.2. Caballería

Nobles al servicio de los señores durante la guerra. Si bien eran una de las clases sociales con más privilegios que los campesinos, debían responder siempre a los designios de su amo y estar preparados para la guerra, algo inminente durante la Edad Media.

Los caballeros se preparaban desde pequeños y pasaban por diferentes estadios de aprendizaje hasta lograr ser investidos. Cuando no estaban batallando, eran los principales cazadores de presas para su señor, pero también debían entrenarse para el conflicto en peligrosos torneos.

2.1. Los grandes terratenientes

El estamento más privilegiado dentro de la nobleza, ya que eran los amos de vastas extensiones de tierra y eso les colocaba en lo más alto. Ellos decidían qué hacer con estos terrenos y dejaban vivir a los campesinos en ellos a cambio de una total lealtad.

Como fórmula para preservar su condición, se encargaban de mantener uniones entre familias mediante matrimonios de conveniencia, que no eran otra cosa que alianzas de poder para compartir y ampliar riquezas.

3. Clero

Con el auge de la religión cristiana tras la caída del Imperio Romano, en la parte occidental de Europa perduró una de las clases sociales que en la actualidad se mantiene. El líder de la fe fundada por Cristo no era otro que el Papa de Roma, y todos los templos repartidos por el continente trabajaban para él. Así, el gran obispo era la figura que presidía esta institución y todas las personas cristianizadas estaban a su servicio.

Al frente de cada monasterio había un abad de mayor categoría, mientras los demás religiosos se dedicaban a la plantación de víveres, actividad que compaginaban con la instrucción de los aprendices, la difusión de la palabra de Dios, la lectura en la biblioteca y la transcripción de documentos.

Las clases sociales en la actualidad

Los sociólogos y economistas coinciden en argumentar que las clases sociales en la actualidad han mutado tras un cambio constante en las últimas décadas, motivado a partes iguales por las diferentes crisis y por otros fenómenos a gran escala, tanto económicos como culturales.

Las tres grandes clases sociales que encontrábamos en la sociedad feudal se han desgranado en siete estamentos, que podríamos clasificar de la siguiente manera:

1. Clase baja o Precariado

El estrato más bajo, conformado por personas con una errática trayectoria laboral, desempleados durante gran parte del tiempo y con un nivel educativo escaso. Evidentemente, no gozan de una vivienda propia ni de cobertura sanitaria, por lo que se sitúan en el límite de la exclusión social.

2. Clase trabajadora baja

Los asalariados que a duras penas logran salir penas adelante con sus ganancias, cubriendo las necesidades esenciales en cuanto al acceso a la vivienda, educación, salud y alimentos. Aunque se trata de una de las clases sociales inferiores, cuentan con mayor bagaje cultural y social que los anteriores.

3. Clase trabajadora tradicional

Situados en una mejor posición que la clase trabajadora baja, la tradicional está constituida por ciudadanos que son capaces de hacer frente a los gastos económicos sin preocuparse por llegar a fin de mes, pero que no pueden despilfarrar en exceso o concederse capricho alguno; si bien no se encuentran en riesgo de pobreza.

4. Clase media favorable

Una de las clases sociales con más personas que la integran en los países occidentales. En este caso, la clase media favorable o próspera está integrada por quienes gozan de un nivel económico adquisitivo y una formación que otros no.

Si bien sus medios les posibilitan el vivir sin demasiadas tribulaciones, están lejos de los grandes lujos de las categorías bienestantes.

5. Clase media alta

Con más ingresos que la clase media favorable, la clase media alta tiene la suerte de contar con ahorros suficientes que les permiten tener un estilo de vida con más privilegios. Gracias a su formación en estudios superiores, logran colocarse en puestos especializados en su lugar de trabajo, sin pasar por las categorías más bajas.

Debido a este estatus privilegiado, pueden tener aspiraciones de ascensos a las siguientes clases sociales.

6. Clase alta

También denominados “nuevos ricos”, son personas que provenían de clases sociales inferiores y que, con trabajo o por condiciones favorables, han escalado hasta la parte alta de la pirámide.

Se trata de un grupo que va aclimatándose a los hábitos de vida típicos de las altas esferas, pero cuyos orígenes se remontan a antepasados humildes y cuya descendencia se beneficia con un nivel adquisitivo mayor.

7. Élite

La parte más alta de la pirámide de clases en la actualidad, integrada por personas más acaudaladas y con influencias de poder sobre el resto de la sociedad. Por su nivel económico superior, estas familias se han mantenido durante décadas en lo más alto, estableciendo entre ellas toda una red de relaciones basadas en los negocios entre las empresas que dirigen; lo que les ha permitido amasar una gran fortuna.

Comentarios